<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

martes, 3 de octubre de 2017

lunes, 25 de septiembre de 2017

viernes, 22 de septiembre de 2017

Interpelación.

-¿Se lo tragó la tierra?
-La tierra acuna.
-¿Lo sumergió el río?
-El río envuelve.
-¿Lo hizo volar el aire?
-El aire canta.
-¿Lo hizo cenizas el fuego?
-El fuego abriga.

El brujo nos dice que el viento,
el agua, la mapu,
el sol no tragan, ni sumergen,
ni hacen volar, ni convierten en cenizas.
Sólo acarician con amor.
El brujo nos dice
que el calor busca habitación
en nuestras miradas,
el aire es un silbato ancestral,
suave y firme en los oídos,
en nuestras venas el río nos empuja
hacia el próximo paso,
la tierra late desde nuestros pies
al centro del pecho,
del centro del pecho
a nuestras cabezas
y vuelve una y otra vez,
y así nos sacude la palabra
nos sacude
nuestra pregunta  de cada día.
¿Dónde está Santiago Maldonado?




miércoles, 20 de septiembre de 2017

De pensamientos, ternura y rebeldía.

 


♡ Otro modo de.
 Hoy pienso en muerte, destrucción y dolor, claro; pero también,
en la vida que se empecina, 
la que se aferra, la que se obstina. 
Y pienso en todas nuestras formas 
de vivir y de hacer la ternura como contracara de la hostilidad que se nos cuela o nos sigue los pasos; 
la ternura como una contribución 
desafiante y porfiada. 
Una ternura que nos crea, nos recrea, nos reinventa, nos renace.
Una ternura empedernida, loca, bien loca y desobediente. 




❧۵ღ❦❥❤❣♥♡ ❧۵ღ❦❥❤❣♥♡ ❧۵ღ❦❥❤❣♥♡ ❧۵ღ❦❥❤❣♥♡ ❧۵ღ❦❥❤❣♥♡ ❧۵ღ❦❥❤❣♥♡

lunes, 11 de septiembre de 2017

Aquí llueve.














Parece que toda la lluvia
del invierno se congregó hoy
sobre los techos.
Hay caracoles por todos lados,
subiendo y bajando por las hojas
en un festín incontrolable.
Yo me acuerdo de mi infancia
y tal vez de la tuya,
pero más de la mía
porque los caracoles
a mí me gustaban.
Vos, en cambio,
preferías estar adentro
los días así
y no perder el tiempo
en medio del barro
viendo el desliz de caparazones
y esa contracción de cuernitos
a los que yo les encontraba
guiños, magia y poder.
-Dejame de joder que me dan asco.
Y yo me pavoneaba
delante del televisor con cuatro o cinco
subiéndome por los brazos.
Ya.
Otra vez
volvieron esos años,
los tuyos y los míos,
los de estar sentada en la vereda
con el paraguas abierto,
los de los cortes de luz
y el olor a velas,
los de la locura
de esconder caracoles
bajo las plantas
antes de que la abuela
los interrumpa
en su bacanal de hojas tiernas.
~
~
Poema, caracoles e infancia de
Patricia Morante


sábado, 9 de septiembre de 2017

Corazón dos puntos.

¿Llegás con pena
a tu almohada inconsulta?
Tantos puentes temblaron
inútilmente bajo tus pies hoy
que lo que querés 
es que se te quite el agobio
y la flaqueza,
que la frustración no te aturda
la mirada ni los pasos.
Lo único que querés
es morder algo
antes de ser alcanzada
por las fauces de la iniquidad;
y como por arte de un mantra
que ulula
sugestivamente,
volver al amor.
O que el amor  te llame.
Que te provoque
hasta en los maderos faltantes
que te hacen difícil
el latido al otro lado.

¿Volver al amor?
Si siempre volvés,
o mejor dicho:
hasta ahora volviste.
Estrella que todavía
nadie ha podido desconstelar.
Volver,
porque en el rito de pensar
reincidís en que algo tiene que regar
tanta pena.

domingo, 3 de septiembre de 2017

¿Dónde está Santiago Maldonado?

Wenufoye versión Tolhuin

"Agradecemos a todos los organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, sindicales y políticas, a la Comunidad Mapuche en especial, a todas las personas que nos acompañan día a día reclamando junto a nosotros la aparición con vida de Santiago. ¡Santiago Maldonado, presente!"

Sergio Maldonado en el acto del 1° de septiembre en Plaza de Mayo, a un mes de la desaparición forzada de su hermano.

martes, 29 de agosto de 2017

Un día del mundo.

video

Por Santiago.

Quienes acompañamos el clamor
desde las entrañas
¿tenemos que dar explicaciones
de nuestro grito
o ponerle un color
a nuestra voz?
Lo  que queremos
es clamar, no explicar el grito.
Lo que queremos
es reconocernos en el grito,
en la voz y en la mirada
de quienes como nosotrxs
caminan las veredas,
las calles,
las plazas:

¡APARICIÓN CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO!

martes, 22 de agosto de 2017

Horas se podría estar contando esta historia
y otras parejamente tristes
sin calentar un solo gramo del país
sin calentarle ningún pie
¿Acaso no está corriendo la sangre
de los 16 fusilados de Trelew?
por las calles de Trelew y demás calles del país
¿No está corriendo la sangre?
¿Hay algún sitio del país donde esa sangre
no está corriendo ahora?


Juan Gelman

De epígrafes ~ objetivos místicos y eclipses solares.

Primera foto: 
(A media hora de caminata) 






<°> Cucha de perro 5 estrellas improvisada 
por vecinos.
------------------------------------------------------------------------------
Segunda foto: 
( A las 18: 30)






<°> Viejo empujando carro, cargado de algodones 
de azúcar, al sudeste, en medio de una avenida y
en sentido del tránsito.
------------------------------------------------------------------------------
Tercera foto 
(Todavía de día):







<°> Bandita de tres músicos junto a semáforo 
tocando jazz.
------------------------------------------------------------------------------
Cuarta foto 
(Con la última luz.
 Perderse o pasarse. Volver por un callejón. 
Encontrarse con la pared del cementerio. 
No la de la entrada por cuyo portón asoman
la arquitectura y algunos puestos comerciales 
de flores, placas y otros insumos para muertos. 
Tampoco la de atrás que dicta cada dos o tres metros:
"prohibido fijar carteles". Encontrarse con el muro lateral, 
alto, muy alto. Sin inscripciones, pues nadie allí fija nada. ):
 






<°> Árbol creciendo desde los cimientos.
 ------------------------------------------------------------------------------

lunes, 7 de agosto de 2017

Poema VIII

Como una sombra inevitable
a la caída del sol,
una tristeza viene sin que la llame.
Habita los rincones,
la última luz
y el regazo vacío del invierno.
¿No debería irse sin que la eche?
¿No es así el dicho
aplicado a personas ingratas
que primero se van
y después vuelven?
La misma sombra,
como un animal perseguido,
se agazapa ahora hasta desaparecer
casi por completo.
Y a mí me queda por lo menos
una duda:
dónde y cómo
podría recomenzar el ciclo,
si a la tarde siguiente
o a la otra,
si es que fuera verdaderamente un ciclo,
si es que al irse sin que la eche
la tristeza,  quiera volver sin que la evoque.
Eso, si no la despido de una buena vez
y pego un portazo tras ella
para que en su recuerdo
sólo quede el temblor en los dinteles
que le aclare que para nada
es bienvenida.

Pero también me queda
por lo menos una certeza:
no puedo eludir
el atardecer, ni las sombras,
ni la temperatura de la soledad.
Entonces, abrazo un ratito
al animal furtivo
y como a una de mis gatas
lo acaricio,
cierro los ojos y le hablo:
"no te digo nada,
vos ya sabés qué hacer".

martes, 1 de agosto de 2017

Carta de la PACHAMAMA de Darío Roque Frías

 Fiesta de la Pachamama celebrada en El Arbolito Casa Cultural el 30 de julio de 2017

Hace millones de años que vivo aquí, y aún estoy aquí. No estoy sola; me acompaña un hermano mayor que yo, y sin él mi vida sería totalmente infértil, inútil. Creo que mis hijos le llaman yaku o agua. También me acompañan otros que nos dan luz y equilibrio, llamados Sol y Luna, respectivamente. Luego de estar solos por mucho tiempo, de a poco, fueron apareciendo, del vientre de mi compañero yaku o agua, algunos seres que se movían, que emitían sonidos y que luego también querían aprender a caminar por mi cuerpo. Con el tiempo, aprendieron a hacerlo. Luego aprendieron a correr y a sociabilizar entre ellos y a interactuar con nosotros. Nosotros estábamos contentos porque éramos motivo de observación, de asombro de nuestros hijos. Estos se dieron cuenta de que les ofrecíamos todo para vivir bien: tierra, árboles, arena, animales, frutas, verduras, madera, piedras, montañas. Ellos simplemente tenían que aprender a observar para aprender a utilizar estos elementos. Así aprendieron a trabajar, y mientras más trabajaban, más resultados obtenían. Hicieron esto, y lo hicieron tan bien, que decidieron respetarnos, y hasta me llamaron unos, de un lado de mi cuerpo, Pachamama, y otros, del otro lado, Gaia.
Pasó el tiempo. Llegó un día en el cual nuestros hijos se encontraron, después de haber vivido tan armoniosamente en sus respectivos lugares. En vez de reconocerse como tal, ocurrió todo lo contrario; hubo peleas, enfrentamientos y desconocimiento. Fue lamentable. De ello surgió un ser de pensamiento nuevo, distinto. Alguien que ya no se acordaba de nosotros como antes. Otras cosas pasaron a ser más importantes para él. Me pregunto: ¿Qué habrá sucedido? ¿Por qué el cambio tan drástico? Si nos respetaban como hijos y ahora, lejos de hacerlo, nos dañan. Abren mi cuerpo, extraen elementos que son importantes para mi normal funcionamiento y para su supervivencia. Arrojan elementos a los cursos de agua de mi compañero, que poco o nada tienen que ver con lo que él necesita o se merece. No hicimos y no hacemos más que seguir ofreciéndoles cobijo, comida, piedras, árboles, clima benigno, viento, lluvia, calor. En cambio, ellos nos sacan todo sin conformarse nunca. No entienden que, cuando sea necesario, tendremos que enseñarles como se nos cuida. No tenemos más que hacer que, yo, moverme un poco más de la cuenta y ellos sufrirán; y mi compañero Yaku, esconderse para protegerse de los agravios y así ellos no tengan que beber ni con qué sobrevivir. Lamentablemente, nuestros hijos nos obligan a hacerlos sufrir; les daremos más calor a los del Sur y más frío a los del Norte. Todos enloquecerán, lucharán aún más entre ellos y perecerán. Es la única raza que genera su autodestrucción. Ni los pájaros ni ningún otro ser vivo son capaces de hacer y lograr lo que ellos. Pero parece que ese poder no les permite recapacitar.
Os pido, por favor, hijos míos, respétenme, cuídenme, valórenme. No haré más que ofrecerles todo para vivir bien, como siempre lo hice, y lo hicimos. Ya no me hagan daño. Yo para vosotros valgo más que cualquiera de vuestras invenciones. No me decepcionéis. Hace millones de años que vivo aquí, y aquí seguiré. Pero vendrán otros hijos…

*Darío (Dariucha, por su diminutivo en quechua) es un integrante de la familia de El Arbolito - Casa Cultural, en San Miguel de Tucumán donde ofrece sus talleres de Runa Simi (la lengua quechua) y Cultura Andina.

<°>Texto publicado en Cartas de Lectores, diario La Gaceta, el 21 de enero 2014.
<°>Foto de la Fiesta de la Pachamama celebrada en El Arbolito Casa Cultural el 30 de julio de 2017.

domingo, 30 de julio de 2017

viernes, 28 de julio de 2017

Concierto N° 6 de Brandeburgo.

Al señor Juan Sebastián.

Mientras el mundo se derrumba
O vuela
Johann Sebastian llega.

Toboganes del agua,
Dulce agua
Vigorosa y serena en su melisma;
Violas y flautas
En diástole y en sístole;
Ángeles y clavecines
En amistoso dueto;
Columpiados violines en octavas
Y vaivenes perfectos,
Acompasado manantial que fluye
Del corazón perfumado
De la tierra, que a un tiempo
Es tierra y agua y nube.

Y aquí pasan los seres
En carro de quejumbres,
Afanosos,
Atareados y breves;
Trabajados
Por la angustia de los días
Y su herrumbre.

Un auriga demente
Lleva la brida
De una cuadriga de corceles ciegos.

Envueltos en el viento
Hacia un mar proceloso
Galopan desbocados y sedientos.

Así, mientras el mundo
Gira y se derrama,
Johann Sebastian llega,
Prende su llama
Y vuelca su tinaja con agua de la vida.

JOSÉ ZARZUR. (De "Los ojos del Islam. (Entre las rejas y el cielo)")


lunes, 24 de julio de 2017

Romance de la pluma y el aire (Una relación etérea).

Había nacido y crecido en el cuerpo de un ave
pero su destino no era el de las palpitaciones y los jadeos del verano,
los picos sedientos bajo el sol de febrero,
el cuerpo arrebujado por el frío en las secas ramas de mayo.

Desde el comienzo sintió que había otro rumbo para su cuerpo delgado y liviano.

Refiere la antropología (y aplaude la poética), que en la frontera paraguaya brasileña
hay una tribu nómada
que al concluir el día, mientras las mujeres acunan niños entre canciones y
suaves roces,
los hombres salen a los cuatro vientos, en forma solitaria, e improvisan poemas
y canciones
que entregan al aire de la noche de manera espontánea.

No ignoran la soledad esencial de su rito, ni la naturaleza efímera de sus poemas
aéreos que se diluyen
para siempre
en una penumbra sin testigos sin otro destino que el dios de la noche.
No ignoran, al regresar a sus chozas, el sabor agrio y dulce, contradictorio,
a un tiempo descargado y henchido.

Así la pluma sintió que su destino era el de escribir en papiros de cielo
canciones inaudibles
y dibujar en el aire códigos indescifrables
con su pequeño cuerpo llevado por el viento.
Nadie leería jamás (no entendería) una música que al igual
a la de los poetas nómadas
y el canto de los pájaros
estaba hecha sólo para el corazón insondable e infinito de la vida.

Sin saber (como todos), la pluma cantaba (volaba), establecía su cadencia y
en el aire escribía;
sin saber (como todos), que el aire la impregnaba, la hamacaba, la envolvía.

Sin embargo, en los momentos de luz rojiza, cuando en el décimo minuto del alba
el aire y la pluma despertaban, así decían:

Yo, que junto al agua y al fuego,
entre los dioses,
soy el señor invisible de la tierra,
Yo, que penetro y salgo
y conozco y habito
lo más abierto y lo más impenetrable,
yo, que animo de burbujas el fondo
de las algas
y el vientre de los mares,
el corazón asombroso de las selvas,
que empujo los olores
y alimento los musgos y las flores;
yo, para quien son iguales
el escarabajo y el poeta
y el invisible vuelo de las águilas
y sustento a las aves
y doy sin retacearme,

Aquí estoy para ti,
pequeña pluma,
soplo para que bailes.

Soy una pluma, sé;
pero mi sitio,
era un pecho o un ala
y mi destino
era abrigar a la paloma
que volaba;
sin mi paloma voy
de tumbo en tumbo,
no tengo corazón,
no conozco las canciones del aire,
no tengo dedos para tu violín
ni voz para cantar tu pentagrama.

Desde la tierra suben
todos los aromas
y no hay perfume o hedor
que yo no lleve o traiga;
la piel de todo cuanto existe
me respira,
los pequeños que nacen me saludan
con su primera inhalación
y esa es su vida,
y a los que vuelven a la tierra
y a Dios
yo soy quien los despide.
Soy la fuerza
en los amantes que jadean
y sufrimiento
en el sollozo breve,
soy el tiempo también
y por mi ritmo, en verdad,
se miden las existencias
y las vidas;
mi lugar es el cielo
y es la tierra
y de todo cuanto es,
palpita y te rodea
yo soy el alma, pluma de sus días.

No tengo ni piel ni boca para rozar
tu boca,
ni cintura ni pecho
que te inhale,
donde hallar unos ojos
para tejer miradas con los tuyos
y unas ingles
que reciban tus partes...

Soy una forma de él,
un ala de su Misericordia,
soy una de sus Gracias,
y un libro innumerable a los ojos
que ven
con mirada inefable.

¡Oh! aire, amante inmenso,
cómo abrazarte desde mi pequeñez...

A tu ingrávido cuerpo, pluma,
yo hago mío,
lo levanto, lo abrazo y lo cobijo;
(nuestro lecho es etéreo).
Lo duro y lo salado, las cosas,
acercan y separan y no duran
y vuelven otra vez a su ciclo
igual que tu paloma.

Tú, pluma,
vivirás desde ahora
en la cima más alta del alma
y las palabras,
y en los picos nevados,
y en el mar
y sus cambiantes formas.

Conmigo vivirás, te guardaré
en mi mano
y enlazado a tu talle
correré por la tierra
cantando, desbocado;

Mi semen fecundará
tu cuerpo alado y como
los poetas de la aldea
regresaremos cada día de la noche
henchidos, descargados.

José Zarzur.
De "Los ojos del Islam. (Entre las rejas y el cielo)".

viernes, 21 de julio de 2017

De competencias, complicidades y compartires.

Foto Tolhuin. Atardecer en El Arbolito

Teníamos siete y ocho años
y jugábamos a leer
con la última luz de la tarde.

Sentadas en la vereda,
el libro de segundo sobre el regazo,
en medio de la penumbra
que se hacía más densa cada vez.

Pronunciábamos la una y la otra
alternada y rápidamente,
una frase,
lo más extensa posible
para lograr ser "única reina de lectura".

Las sombras nos apuraban
y ninguna quería perder 
semejante nobiliario.

Aunque sabíamos, ya podíamos saber
desde nuestros pequeños corazones, 
que en la ocasión ceremoniosa
de cada atardecer encendido
ambas compartíamos
el asiento oficial.



jueves, 29 de junio de 2017

En el rito de preguntar.

¿Qué pierdo?.
¿Qué estoy perdiendo por estos días?
La marcha diaria al trabajo.
Lo cotidiano en el aula, ese espacio ~ tiempo
de diálogo, de expresión, de búsqueda.
El vocativo "profe" frecuente, repetido,
intermitente, monótono o policromo,
insistente, machacante, a veces,
escuchado hasta en las elipsis.
El cuestionamiento, la interpelación,
el chiste que no prospera, la risa a pesar de todo.
Pierdo las rondas, algunas miradas esquivas,
los destellos en ojos y lecturas.
El dulce rejunte de papeles: hojas de carpeta,
escritos, borradores ilegibles .
La pila de trabajos 
sobre el mueble de la casa que sube,
baja de nivel y vuelve a subir sin descanso.
El arrastre parsimonioso de los pies a las 7: 30,
los buenos días o buenas tardes que ruego me respondan,
los alertas de recreo que no pido.
Los desafíos, la rebeldía, la transgresión
de cada día, como el pan.
Las intenciones, los propósitos, las promesas,
como el agua.
El cruce, el intercambio y la convivencia
en sala de profes.
Las estrategias, las excusas
y toda la creatividad puesta en ellas.
Las voces que se escapan de los salones
cantando algún feliz cumpleaños.
Las voces que suben o bajan por las escaleras.
Pierdo el pequeño o gran lugar
que estudiantes me dan a menudo
en sus corazones.

¿Qué gano?(porque sé que algo tengo que ganar).
Haber leído miles y miles de palabras
escritas por ellas y ellos.
Haber escuchado  milllones.
Gano haber aprendido.
Haber contemplado, admirado y amado.
Gano haber propuesto, haber sembrado. 
Gano el recuerdo y la evocación de tantas
vivencias únicas, ireemplazables.
Gano haber disfrutado
(porque inevitablemente he disfrutado).
Gano en la cosecha.

Estudiantes de hoy, de otros tiempos, familias,
compas docentes, porteras, árboles del camino:

HE SIDO MUY FELIZ.

Patricia Morante. 29 de junio de 2017.

 https://drive.google.com/file/d/0By7uqdt-lyMQRGpEVzdROTZFV2M/view?usp=sharing

lunes, 26 de junio de 2017

Darío y Maxi




Lo que va a pasar hoy pasó hace tanto
me desperté diciendo esta mañana,
no vi las predicciones del espanto
que le arrancaba al sueño mi palabra.

En este invierno que pega tan duro
está lejos tu boca que me ama
y se me desdibuja en el futuro,
y junio me arde rojo aquí en la espalda.

En este invierno atroz no hay escenario
más duro que esta calle de llovizna;
cada uno sigue en ella su calvario
pero la cruz de todos es la misma.

Salí con las razones de la fiebre
y una tristeza absurda como el hambre,
y cuando en el corazón la sangre hierve
es de esperar que se derrame sangre.

Me llamo con el nombre que me dieron,
el que tomó la crónica del día;
soy uno de los dos que ya partieron,
los dos en un montón que resistían.

Hermano en la delgada línea roja
que te me fuiste dos minutos antes
con la indiscreta muerte que en tu boca
entraba en cada casa con tu imagen.

Yo estaba junto a vos sobre tu grito
besándote feroz la indigna muerte
mientras te ibas volando al infinito
fulgor de la mañana indiferente...

Yo sé que el corazón que está latiendo
en cada uno es una senda pedregosa,
cuando en el suelo sucio me estoy yendo,
ajeno y solo de todas las cosas.

Si yo salí por mí y salí por todos
cómo es que ahora no hay nadie aquí a mi lado
que me retenga la luz en los ojos,
que contenga este río colorado.

El corazón del hombre es una senda
más áspera que la piedra desnuda;
mi extenso corazón es una ofrenda
que pierde sangre en esta calle cruda.

Yo tengo un nombre rojo de piquete
y un apellido muerto de veinte años,
y encima las miradas insolentes
de los perros oscuros del cadalso.

Yo no llevaba un arma entre las manos
sino en el franco pecho dolorido,
y el pecho es lo que me vieron armado
y en el corazón todos los peligros.

La mano que me mata no me llega
ni al límite más bajo de mi hombría
aunque me arrastren rojo en las veredas
con una flor abierta a sangre fría.

Hoy necesito un canto piquetero
que me devuelva la voz silenciada,
que me abra por la noche algún sendero
pa' que vuelva mi vida enamorada...

JORGE FANDERMOLE, "Junio"
a la memoria de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán

jueves, 22 de junio de 2017

Últimas clases.

"Nada está de más en este mundo
El universo es una dualidad
lo bueno no existe sin lo malo
La tierra no pertenece a la gente
Mapuche significa Gente de la
Tierra- me iban diciendo"

Elicura Chihuailaf. Sueño azul.

Jugábamos alegres el juego
de pasarnos de mano en mano
el libro.
Lo abríamos y leíamos un fragmento
o un poema completo.
Una vuelta, dos, hasta tres de lectura.
Yo me detenía en observar el gesto
de cada quien
ante el descubrimiento silencioso
de los primeros versos
hasta que las palabras empezaban a tomar
dimensiones extraordinarias
en las voces adolescentes.
La tierra azul estaba
bajo nuestros pies.
Fuimos envueltos
por el viento helado del sur.
Intentamos descifrar los cantos
de distantes montañas.
Tomamos puñados de tierra negra.
Soñamos los destellos del fuego
y de las manos.
Aprendimos los diálogos
entre árboles y piedras
y el dulzor de las noches
a la intemperie.

Cierro los ojos.
No quiero olvidarme nunca
de esta ronda amorosa,
de esta prehora de mediodía,
de esta poesía mapuche
pronunciada por primera vez
en el último salón del pasillo.

Patricia Morante.
22 de junio de 2017.
Lectura de "Kallfv mapu".

martes, 20 de junio de 2017

Solsticio~Inti Raymi~ We Tripantu~ Año Nuevo.


Este año será el 21 de junio 01:24 hs el comienzo del invierno astronómico en el Hemisferio Sur.



Nueva salida del sol/ We Tripantu.
Elicura Chihuailaf.

Meli, meli. Meli,meli
Kiñe trafoy metawe mew
mvley Antv
Pu rvmentu mew mvley pizeñ
ellkawligvn ñi lonko egvn
ka femlu trokifiñ pu witrunko
Nieñmaperkelaeymu kvfvkvfvn
mi piwke
We Tripantu!, pi pu malen
ka ti mulfen nvayu mawvn
Wiñon, pifiñ egvn
fewla pichi wentru ta iñche
Pefimvn ti choyke?
Kvpalmvn make ka triwe
awkantuyiñ awarkuzen awkantun
Meli, meli. Meli, meli
Pvtokyiñ muzay, mvna azy
Wenu Mapu
Mvley pu aliwen ñi mutrung lien
(feymu azkintuley kom ñi Pewma
ka tvfey chi pu lewfv nawpay
Kvyen mu)
Meli, meli. Meli, meli
Eymi iñchu umawtuley Mapu Ñuke
ka puliwen fiskv ko
gaw ta tvfey
Meli, meli. Meli, meli
Ya!, zew mitray ta Antv.





Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
y el Sol en un cántaro quebrado
Entre las hierbas las aves
esconden sus cabezas
y parece que la vertiente
posee el murmullo de tu corazón
We Tripantu!, dicen las niñas
y el rocío recogerá la lluvia
He vuelto, les digo
ahora soy un niño
¿Han visto al avestruz?
Traigan plantas, traigan flores
juguemos los juegos de los
Antepasados
muzay bebamos, que hermosos
en el cielo
están los árboles con sus troncos
de plata
(en ellos se miran estos Sueños
y los ríos que caen de la Luna )
Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
Contigo he estado despierto
Madre Tierra
y en la mañana el agua fresca
es una constelación
Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
¡Ya!, ha descansado el Sol.


Meli witran mapu~Tierra de los cuatro lugares. Dibujo Tolhuin.


domingo, 18 de junio de 2017

Por siempre FAHRENHEIT 451.

De un estudiante de 12 años en una evaluación escrita:
"Ray Bradbury, para mí, se inspiró en cómo sería la vida si no pudiéramos leer libros, si no se pudiese andar lento con los vehículos, si los bomberos en vez de apagar el fuego lo prendiesen, si te pudieran poner una multa por caminar, si la vida fuera cruel en general.
Otra de mis teorías es que haya tenido una visión de cómo sería en el futuro la sociedad y el mundo.
Otra de mis teorías es que se junten mis dos primeras teorías".

viernes, 16 de junio de 2017

Andrés Carrasco.


16 de junio: Día de la Ciencia Digna, fue establecido por la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario, en homenaje al Dr. Andrés Carrasco, estableciendo esta fecha por la de su nacimiento. El Prof. Dr. Andrés Carrasco, médico argentino especializado en biología molecular y en biología del desarrollo, fue Director del Laboratorio de Embriología Molecular del Instituto de Biología Celular y Neurociencia Profesor E. De Robertis, Subsecretario de Innovación Científica y Tecnológica del Ministerio de Defensa de la Nación y Presidió el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
Con treinta años de trabajo científico y académico, en el año 2009 hizo públicos los resultados de su estudio del efecto letal del glifosato en vertebrados, resultado de la investigación que realizó en su laboratorio de embriología molecular usando dosis 5000 veces menores a las usadas en la agricultura (publicado en 2010 por la revista especializada de EEUU Chemical Research in Toxicology).
Amenazas anónimas, campaña de desprestigio mediáticas (de las que formó parte el aún Ministro de Ciencia José Lino Salvador Barañao), presiones políticas y hasta agresiones físicas fueron algunas de las consecuencias de haber investigado los efectos sanitarios del modelo agropecuario. En 2011 se supo, a través de un cable diplomático publicado por Wikileaks, que la Embajada de Estados Unidos en Argentina lo había investigado por sus publicaciones.
Pese a la persecución que obtuvo, Andrés Carrasco, lejos de elegir la comodidad de su laboratorio, decidió ser parte de la discusión acerca de la problemática ambiental y el daño en la salud, definiendo que “NO EXISTE RAZÓN DE ESTADO NI INTERESES ECONÓMICOS DE LAS CORPORACIONES QUE JUSTIFIQUEN EL SILENCIO CUANDO SE TRATA DE LA SALUD PÚBLICA”.
Su actitud científica y militante, fue, es y seguirá siendo un ejemplo.
 
 
<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>
 
Desde las Prácticas del Lenguaje estuvimos trabajando con el mensaje que nos dejara una obra de ficción noruega del siglo XIX, el drama "Un enemigo del pueblo" de Henrik Ibsen. Encontramos muchas semejanzas entre el Dr. Stockmann y el Dr. Carrasco...
 
El nuestro es un homenaje de palabras y dibujos al Dr. Carrasco, a la ciencia digna, al teatro moderno y comprometido de Ibsen y, sobre  todo a la verdad.






 






 



 

 


 



miércoles, 14 de junio de 2017

Entender mandala.

En el rito de querer entender, dibujo un mandala. Doy varias vueltas alrededor del centro que se me antoja mínimo esta vez, en sentido de las agujas del reloj y en el contrario. Entre los trazos conviven gemas, animales, seres mitológicos, pistilos, filetes, figuras geométricas que voy destacando con diversos colores. ¿Qué logro entender cuando decido llegar al final del dibujo, cuando ya la hoja se termina? ¿Cuál es el aprendizaje?. Pues bien: se puede partir de un punto, uno insignificante y tan pequeño que no puede ser roto, quebrado ni dividido. Se parte de él y lo que sucede alrededor es comparable a la creación de un mundo.

viernes, 9 de junio de 2017

Me pregunto qué es el infinito.
Tal vez la respuesta 
esté en el recuerdo de la infancia.
Un puñadito de semillas cayendo 
en algún surco.
El dibujo difuso** de los rayos 
cuando da vueltas la rueda de la bici. 
Un sueño.


 

Uno de tres. 

¿De dónde saqué  a los cinco
que podía ser bailarina?
¿Cuál fue el origen de ese sueño
si en el comedor, donde pasaba
todas las horas,
además de la mesa, las sillas
y, en un ángulo, el televisor,
sólo había telas, hilos
y una máquina de coser?
¿Cómo pretendía  también
tocar el piano?
¿Los vi en blanco y negro
mirando hacia ese rincón?
¿Acaso ese gigante, las balerinas
y la música clásica
se me presentaron
como una revelación
mientras dormía?

Magia.
Infancia.
Inocencia.


Tal vez la historia de un padre que reía
entre rayos de bicicletas,
que se aferró toda la vida
a ese genuino~ ingenuo deseo
viene a hacerme acordar
mis sueños de niñez
y puedo evocar, sin conocer el origen,
mis piecitos queriendo bailar
y mis manos, también pequeñas,
pretendidas ejecutoras del instrumento
aunque nunca hubiera visto uno.
Sin embargo, un sueño
me fue cumplido temprano,
sólo uno,
de la  mano de ese otro soñador,
mi antecesor,
que en un ámbito casi vedado,
al fondo, como por fuera de la casa,
armando y desarmando, armaba.

Un tercer sueño
alcanzado en el instante
de hacer equilibrio sobre dos ruedas. 

**Dibujo difuso o "difujo".

Dibujos Tolhuin. Veredas, bicicletas, globitos en las ruedas,¡rayos!

martes, 6 de junio de 2017

Cercle Sacré De La Moustache.

Yo leo,
corrijo trabajos,
escribo,
dibujo un mandala.
Ella ronronea al siseo
del lápiz sobre el papel,
al contacto
de mi mano,
al roce involuntario
de mi brazo.
Se ovilla
se acurruca,
dibuja un mandala 

con su cuerpo...
¡Ella se manda "la siesta"!

miércoles, 31 de mayo de 2017

El Arbolito.

El Arbolito ~ Casa Cultural ° Foto ~ Tolhuin
En el corazón del mapa:
sonido de naranjas,
conjuro de patio
y profunda casa.
No son sus ojos las ventanas
sino las wiphalas
y el aire es de las polleras
que bailan.
El barro en las manos
se cuece.
Las voces cantan
ancestrales sueños,
los sueños llevan
las más hondas miradas.


Música de agua, susurros, devociones, silencio de hornacinas, muchos idiomas y tan sólo

dos palabras.



Escuchando poetas a las puertas del cielo.