<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

sábado, 21 de febrero de 2009

MIS ARQUETIPOS.

El siguiente es el fragmento de un trabajo que debí realizar para aprobar un seminario en la facultad, durante mis estudios en Pedagogía Social. Nuestro profesor, Enrique Sosa, lo llamó A.D.N personal.
El trabajo es del año 2006.
Esta segunda parte tiene que ver con los "arquetipos" que tenemos en la vida. Cabe aclarar que en estos tres años que pasaron de la realización del trabajo, he conocido mucha gente digna de admiración también. No faltará oportunidad en la que me vea ampliando estos escritos...

Mi abuelo, cuando yo todavía no había estudiado el “atlas”, me enseñó a cantar el Himno Nacional Argentino. Lo cantábamos juntos, en cualquier momento del día, pero luego de la última estrofa hacíamos un silencio de tres segundos y yo tenía que decir:-Vicente López y Planes y Blas Parera.
Con mi abuelo también aprendí la letra de “Volver” y de “Mi Buenos Aires querido”. Hoy pienso que tal vez para él los tres eran himnos.
Mi abuelo es uno de mis arquetipos. Cuando por estos días me siento perdida, me gustaría encontrarme bajo los frondosos paraísos, en la larga mesa hecha con tablones, para jugar dominó con mi abuelo, en el verano, a la hora de la siesta (esa que nunca quise dormir).
El arquetipo es algo o alguien con quien nos identificamos, pero también algo o alguien que nos causa admiración. “...Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en relidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quien es. Cuéntase que Alejandro de Macedonia vio reflejado su futuro de hierro en la fabulosa historia de Aquiles; Carlos XII de Suecia, en la de Alejandro. A Tadeo Isidoro Cruz, que no sabía leer, ese conocimiento no le fue revelado en un libro; se vio a sí mismo en un entrevero y un hombre..."
(Borges, Jorge Luis. Obras completas. Biografía de Tadeo Isidoro Cruz. Emecé Editores. Tomo I.Pág. 562. Buenos Aires 1989). Quizás Patricia Alejandra vio su futuro docente en las enseñanzas de su abuelo, que sin ser maestro, le transmitió mucho más que letras de tango...

Otro de mis arquetipos es el General San Martín. Lo admiraba a través de las láminas de la revista infantil esperada los jueves. Mi abuelo también lo hacía. Y aunque se dice que esas ilustraciones no tienen mucho que ver con la verdadera historia, mi admiración es aún más grande al descubrir “lo humano” de esos héroes que nos enseñaron a amar en nuestra infancia.
En la actualidad me identifico con León Gieco, por la forma que tiene de “cantar” los problemas sociales; con el escritor Eduardo Galeano, por su admirable literatura comprometida con la realidad; con el poeta Mario Benedetti por su metáfora de la vida; con el periodista Jorge Guinzburg, por su inagotable sentido del humor.
Con las siguientes personas: Dafne, Elías y Paris, mis hijos, y Paci, mi esposo, también me identifico, por supuesto.

6 comentarios:

  1. Símbolos, arquetipos. . . ¡Qué bella manera de recorrer la propia historia! No son los hechos vividos los que nos marcan sino los modos en que los "leemos" y nos dejan su improntan. Y cuántas coincidencias, compañera. Y que emoción verme, a través de tus palabras, niña, adolescente, joven, adulta y siempre, expectante. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. hi from greece, you hart of the tree !!! nice word this "kamamell"

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Patricia: me emocioné con tus recuerdos. Yo también extraño a esos seres queridos que nos guiaron, nos amaron y explicaron el mundo, permitiéndonos ser y hacer. Tu mensaje en el blog, nos acerca. Esto es lo bueno de la conectividad y la web. Por otra parte, rescatar los afectos y las enseñanzas (trasladándolos a nuestros hijos, amigos y lectores)es, sin duda, una misión que nos enriquece y pone en acción. Con nuestros escritos efectuamos un aporte...y esos mensajes (ten plena certeza), siempre arriban a alguien. Tarde o temprano alguien nos lee, nos descubre. Yo también lamentaba las tardes calurosas y las siestas; y sobre mis abuelos, atesoro vivencias maravillosas. Hermoso tu homenaje y señalamiento arquetípico. Gustavo D´Orazio

    ResponderEliminar
  5. muy lindo!




    http://sucompraonline.blogspot.com/
    http://sucompraonline.blogspot.com/
    http://sucompraonline.blogspot.com/
    http://sucompraonline.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. PUEDO SENTIR LA MISMA FRESCURA DE AQUELLOS ARBOLES Y RECORDAR EL CEIBO DEL JARDIN , QUE HA SIDO Y SERA EL MAS SIGNIFICATIVO PARA MI.
    CON MI MEMORIA REALIZO EL MISMO RECORRIDO Y DESCUBRO IDENTICOS EPISODIOS.
    ADRI

    ResponderEliminar