lunes, 11 de enero de 2010

A los infinitos amantes que ella tiene.


Las palabras se me deslizan cada vez que te pienso. Viajan hacia una laguna sin riberas.

Y allí, entre escamas rozando la piel, sumergida hasta la cintura, me encuentro con mi red tratando de alcanzarlas.
Sólo unas pocas que me desaten de este naufragio empantanado, de esta especie de combate con la nostalgia, de este presagio de sinrazones.
Las sílabas burbujean en el barro.
Entonces, aparece la tabla, la deseada por cualquier ser húmedamente perdido , pero tan lejana está... apenas, un chapoteo susurrante, una monotonía en el horizonte.
Vuelvo a ser insalvable...
Las voces emergen... Se me escurren entre los dedos, salen en confuso aleteo.
Parpadeo letras, intento un grito que se ahoga...
En el azul, las frases, la música y otros colores y sabores se conjuran...

Y descubro que puedo paladear, los labios la pronuncian... y, al fin, mis pies acarician la orilla.





domingo, 3 de enero de 2010

TARDE MÁGICA.

Unos momentos maravillosos los vividos el sábado 2 de enero en la Plaza de los Españoles de Castelar.


Como ya saben la convocatoria fue realizada por mi compañera y amiga narradora Ana María Oddo con motivo del cierre de la campaña por la PAZ que comenzara el 2 de octubre (natalicio de Mahatma Gandhi).










Contamos con la compañía del narrador Miguel Mroue, quien nos deleitó con sus relatos.









Casi llegada la noche, entre nuestro selecto público, también hubo anécdotas y relatos.




¿Qué contamos? Bueno, ese es un misterio que sólo puede ser revelado en un próximo encuentro... Lo que sí podemos decir es que: allí donde hay narradores dispuestos a contar y "cómplices" ávidos de escuchar, y viceversa, se produce el prodigio.