<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

jueves, 22 de abril de 2010

DÍA DE LA TIERRA.


“TE DARÁS CUENTA , te darás cuenta cuando los ríos se sequen cuando las vacas mueran, CUANDO LA TIERRA SE SEQUE te darás cuenta que EL DINERO NO SE PUEDE COMER” (proverbio Guaraní)

lunes, 19 de abril de 2010

Punto cadena.

...dedicado a los sastres y a las costureras que hilvanan los recuerdos...

Mientras devano la memoria
forma un ovillo la nostalgia
si la nostalgia desovillose irá ovillando la esperanza
siempre es el mismo hilo
Mario Benedetti.

Mi aburrimiento con las labores comenzó a los 7 u 8 años, cuando nuestra profesora, en el colegio de monjas, nos pedía bordar, coser y otras actividades no menos ingratas para el corazón de una niña a la que sólo le interesaba leer.
Yo no podía coser ni bordar, mucho menos tejer, no tenía ganas, no quería. Me esforzaba, sí, para confeccionar batitas para el hospital o para ofrecer un regalo a mi madre en su día. Todavía recuerdo un par de zanahorias danzarinas en un repasador, bordadas en punto yerba, justo en el medio y tironeando espantosamente de los bordes, pues nunca , en aquella época, había podido lograr que la tela no quedara horriblemente fruncida, hiciera lo que fuere para evitarlo.
Por fortuna mi escasa predisposición para dichas tareas sólo causaban gracia y una que otra burla que, francamente, no afectaban de modo negativo mi psicología pero, más de una vez, despertaban mi curiosidad, curiosidad que no siempre quedaba satisfecha.
-¿Por qué tengo que bordar?
-Porque vas a un colegio de niñas.
-¿Los niños no bordan?
-¡No! ¡Los niños no bordan!
-¿Por qué?
-Porque es una tarea de mujeres.
-¿...?

Mi recorrido en ese colegio fue bastante extenso, con lo cual, cada año aparecía el desafío al que yo le daba la espalda una y otra vez.
Durante el secundario la relación con las telas, las lanas y todo tipo de aguja se complicó, pues se podía “desaprobar” (eso nos hacían creer los primeros años) si no se realizaban las nobles tareas de la “señorita de San Nicolás”, por lo menos las dos primeras. No quería imaginarme un examen, en pleno diciembre, haciendo ruedos, bordando una manzana en una servilleta o, lo que era peor, tejiendo una bufanda. La solución no se hizo esperar por aquel entonces. Por suerte tenía y tengo una hermana mayor que heredó las habilidades para el tejido de la abuela paterna y el encanto del bordado y la costura de nuestra mamá. Las muestras de su carpeta, realizadas unos años antes, se trasladaron como por arte de magia a mi propia carpeta. En clase...bueno, en clase, que debía dar testimonio de mis habilidades gradualmente adquiridas, me asemejaba a Penélope pero en una versión post-moderna, que no esperaba, pacientemente, tejiendo y destejiendo la llegada de Ulises, sino a que se terminara “la odisea” cuando sonara, por fin, la deseada campanada del recreo.
Debo decir que no siempre resultaba desagradable la clase de labores. A veces nos dejaban conversar entre nosotras mientras que alguna hacía de cuenta que estaba perfeccionando el punto cruz; otra, que se decidía de una buena vez a bordar ese precioso caballo en el cañamazo y una tercera, que por sexto o séptimo intento ,con la de crochet, terminaba la agarradera para la pavita del mate. Porque en esto de evadir las actividades de labores tenía un buen número de aliadas.
-¡Tienen que hacer la tarea!-vociferaba nuestra profesora- sino cuando se casen no van a saber ni hacer un dobladillo, ni remendar los pantalones de sus hijos-.
Nosotras, por ese entonces, queríamos ser veterinarias y en las horas de “Labores” hablábamos de razas de perros. A ninguna se nos ocurría pensar que, en el futuro, sería indispensable aplicar esas actividades. Y las preguntas surgían con más muestras de rebeldía:-¿Por qué hay que saber “pegar” un botón?-.
¿Saben? ...ahora que lo veo mejor, a la distancia, creo que a pesar de todo me interesaban las hebras. Más de una vez tuve que recurrir, ya adulta, al punto cadena, por ejemplo, y hasta podría decir que lo fui perfeccionando en servilletas, disfraces y delantales con los nombres de mis hijos. Pero hay hebras especiales que me gustaban entonces y que en la actualidad, podría decir, me resultan indispensables. Quizás no ayuden a pegar un botón ni a hacer un ojal. Son aquellas que permitieron hoy tironear de los recuerdos, las mismas que hilvanan historias y entretejen poesías.

domingo, 11 de abril de 2010

UNA NACIÓN ES UNA NARRACIÓN.


Las próximas contadas del grupo de la Escuela de Lectores y Narradores Sociales de María Héguiz.

* CAFE DE LOS ANGELITOS

SABADO 17 DE ABRIL 17HS
Rivadavia 2100 esquina Rincón.Barrio Balvanera.


* ACADEMIA DEL LUNFARDO

DOMINGO 18 DE ABRIL 18HS
Salón Nicolás Olivari de la Academia Porteña del Lunfardo. Estados Unidos 1379.

viernes, 2 de abril de 2010

BIBLIOCLASTAS.

Desde el 23 al 27 de marzo, estuvimos realizando en las escuelas diferentes lecturas acerca de nuestra historia. Más concretamente, conmemorando el "Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia".
Tuvimos la posibilidad de hacer teatro leído de la excelente obra "BIBLIOCLASTAS", de Jorge Gómez y María Victoria Ramos °°, en dos terceros años del polimodal del colegio M.T. de Alvear de Ituzaingó y en un segundo año del Bachillerato Popular Carlos Fuentealba del Barrio Ameghino de Luján, (de adultos).
La experiencia fue conmovedora en los tres casos pero en cada grupo se trabajó de manera diferente, de acuerdo con lo que se iba conversando.
Luego de la lectura de la primera escena, un adolescente exclamó: "¡parece increíble cómo en un diálogo más o menos breve esta obra trató tantos temas! Los desaparecidos, la apropiación de los hijos, las torturas, la identidad, la libertad, la guerra de Malvinas..."
Esa fue la única interrupción. En los tres casos escucharon hasta el final, no querían que se cortara la lectura. Rieron nerviosamente, se reconocieron en los dichos de los personajes, se asombraron con algunos episodios.
Luego del silencio bastante prolongado a partir del último "Apagón", comenzamos a vivir otras "escenas" dialogando entre nosotros.
Como en la cita que realiza Perla Zayas de Lima en "Historia, memoria y teatro. Biblioclastas: Un texto ejemplar", estos jóvenes y adultos reconstruyeron a los personajes a partir de la creación por parte de los autores. ("La psicología no está en los personajes sino en su recepción" Gerard Gennete).°°
Ante el primer análisis se preguntaron acerca de la locura y la cordura de los personajes, si el trabajo que realizaban en esa oficina existe o existió, qué lugar era ése, si en la puesta en escena de la obra también se "quemaba", qué era esa carta que Fénix lee al final, si Fénix habla por teléfono con su esposa o con su mamá.
Luego analizamos la obra desde el punto de vista literario: el argumento, el conflicto, los personajes y sus roles, los recursos del lenguaje, los simbolismos e inevitablemente volvimos al aspecto social y político.
En los grupos de Polimodal, además de investigar acerca de los autores y obras censuradas, complementamos el trabajo con la lectura de una entrevista realizada a los autores de "EL GOLPE A LOS LIBROS": Hernán Invernizzi y Judith Gociol, "La censura y la persecución al libro son inseparables del Terrorismo de Estado". Establecieron vinculaciones entre puntos muy concretos de la investigación de estos dos autores y episodios de la obra. Por ejemplo entre la oficina y el edificio de seis pisos de Moreno y Diagonal, el episodio del "Ruso" al que hace referencia Gutiérrez y
la quema de libros del Centro Editor de América Latina, etc.

Conclusiones generales:
"Les daba lo mismo quemar o enterrar".
"El episodio de la carta habla de la poca importancia que le daban a la vida y de las cosas que se robaban".
"Me resultó muy interesante la obra debido a su revelante lectura (...) ya que siempre se habla de los maltratos a personas pero nunca había escuchado nada de la quema de libros. Y me cuesta pensar que puedan existir personas tan déspotas y miserables para con otras personas".
"La obra te muestra los hechos más importantes de los siete años de la última dictadura".
"El jefe aparece poco pero para hacer entender que había alguien con más autoridad que Fénix, quien resulta ser el tipo que necesitaban para hacer ese "trabajo". "
"Me gustó mucho cómo muestra las personalidades, la ironía que utiliza y la manera sarcástica con la que demuestran la realidad de nuestro país".
"No me deja de sorprender cómo un tema tan feo y tan triste fue escrito de una manera tan atractiva para el lector".
"Hay que agardecerle a los autores que escriben sobre estos temas y a los que fueron perseguidos y nunca bajaron los brazos".
"Carlitos, el pajarito, es como un trofeo de guerra".
"No sé por qué al principio creí que se trataba de la época de la Segunda Guerra Mundial".
"Debe ser más impresionante verla en escena".
"Fénix trata a Gutiérrez como lo trataría cualquier porteño haciéndose el piola".
"Reconocí el vocabulario que usaban los torturadores porque un amigo de mi papá me contó".
"Me acordé de cuando leimos Fahrenheit 451".
"La rata simboliza a los enemigos de ellos".


Lo más positivo de la lectura y el análisis de esta obra es que permite las relecturas y la apertura a muchos temas que tienen que hablarse y discutirse en las escuelas. Nosotros, seguimos trabajando en ello.




°°La obra de teatro y la cita la encontramos en "Biblioclastía. Los robos, la represión y sus resistencias en Bibliotecas, Archivos y Museos de Latinoamérica. Concurso Fernando Báez". Tomás Solari y Jorge Gómez, compiladores. Segunda parte. Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1era edición: marzo de 2009. Capital Federal.

2 de abril de 1982.



649 hombres argentinos.
  • Ejército:
    • 194 (16 oficiales, 35 suboficiales, 143 soldados conscriptos)
  • Armada:
    • 375 (ARA General Belgrano 321, ARA Alférez Sobral 8, ARA Santa Fe 1, ARA Guerrico 1, ARA Isla de los Estados 5, Infantería de Marina 34, Base Islas Malvinas 1 y 4 pilotos del COAN)
  • Fuerza Aérea:
    • 55 (41 aviadores)
  • Gendarmería Nacional:
    • 7
  • Prefectura Naval:
    • 2 (Río Iguazú 1)
  • Agentes civiles:
    • 16 (ARA Isla de los Estados 13, ARA General Belgrano 2 y Narwal 1)