<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

lunes, 25 de abril de 2011

Nana de lluvia.

"...El mismo mar que da la vida es el que se la lleva. Da de comer y come. Realidad delicada y monstruosa... Carlos se encontró en un concierto en Catania (Italia) con varios familiares de marineros muertos en una de tantas tragedias en el mar. Esta canción cuenta una de esas historias. Un amigo de Carlos le trajo esta letra dedicada a los que se quedan en el mar... y a los que se quedan solos en tierra..." De la placa MAYO LONGO de CARLOS NÚÑEZ . La dulce cantante se llama ANABELA.



Aunque venga la noche
el mar nunca se calma,
como un loco en el monte,
baila siempre su danza.
Sólo acepta el consuelo
de una voz que le canta
esta nana de lluvia
que ella esconde en su alma.
Una mujer sin nombre
que se acerca descalza
cada noche a la orilla
y le canta enlutada:
"Te has llevado a mis hombres.
Yo no quiero venganza,
vengo a darte cariño,
vengo sola y sin armas.

Quiero que estés,
como cada mañana,
junto a mis pies
enredado a mi falda.
Duerme mi mar,
que ya llega la calma.
Contigo soñaré,
te cuidaré.

Luego llora de espaldas
para que el mar no vea
como grita su alma
cómo llora su pena.
"Otro mar muy enfermo,
otro mar muy sediento
se comió a mis amores,
me ha secado el aliento.

No es el mar que yo veo
otro mar que no siento
otro mar de allá lejos
otro mar más violento".
Y le habla a su ría,
siempre sola y descalza,
con su mano en las olas
acaricia su espalda.

Quiero que estés,
como cada mañana,
junto a mis pies
enredado en mi falda.
Duerme, mi mar
que ya llega la calma.
Contigo soñaré,
te cuidaré.

martes, 19 de abril de 2011

Destinos y desatinos.

Prefiero:
mil páginas vacías,
dos mil garabateadas
y un sinfín de papeles
arrugados, amarillos,
casi imposibles de leer.
Evito:
la hoja prolija,
caligráfica, armónica;
el mandato
que hay que cumplir;
el acta del futuro
escrito que no se puede
evitar, que no se debe
borronear.
Ese poder sobrenatural,
esa fatalidad que,
como un croupier,
se monta en nuestra
desidia para susurrarnos
la próxima jugada.
Me tienta, sin embargo,
la idea de esperar
que carguen la tinta por mí;
de pensar que el azar
es el responsable
de mi ignominia,
entre tantos otros
defectos.

Opto por:
empezar a escribir,
lentamente,
las páginas en blanco;
tachar y borronear
si es necesario;
desarrugar papeles,
pasar en limpio
algunas hojas y,
en el mejor de los casos,
dejar que el mundo
me ayude a emprolijar
mis garrapateadas
letras.

viernes, 15 de abril de 2011

jueves, 14 de abril de 2011

El destino de las complicidades.

Aquella vez un ruido inesperado nos despertó.
Encontramos, como un tapiz, un cielo con bandadas de palabras.
Uno que otro combate con la nostalgia iniciamos, inevitablemente, a partir de la poesía.
Algunos momentos de silencio nos hicieron reflexionar, silencios musicales.
Luego tomamos un ritmo vital como la lluvia, como una canilla que gotea,
como las gotas de rocío que riegan la albahaca fresca.
No tuvimos ninguna duda en entablar un triálogo, en caminar juntos sobre cemento fresco, aunque, hay que confesarlo, no fue nada fácil.
¿Y ahora? ¿Qué nos deparará el destino...?

MUY PRONTO EN LOS MEJORES BLOGS...

http://bocaquevuela.blogspot.com/
http://gdorazio.blogspot.com/
http://patri-kemamell.blogspot.com/

miércoles, 13 de abril de 2011

Nombre.


Un nombre, sólo eso.
O todo eso.
Dos sílabas o tres
pronunciadas
en voz baja
o gritadas.
Susurradas al oído
o ahogadas.

Un nombre,
un llamado.
Una palabra elegida
o mil veces pensada.
Un color,
un origen,
una herencia tal vez.
Una combinación
buscada,
musical o cacofónica.
Un murmullo,
un vocativo.
Un alarido.
Una inicial
sola o acompañada,
impresa,
dibujada,
sobre cemento fresco
perpetuada.

lunes, 11 de abril de 2011

Se hace poesía al andar...

Conjuro: ruego o invocación de carácter mágico (no hay dudas en esto) que se recita con el fin de lograr alguna cosa... Se debe llevar a cabo en un lugar preparado especialmente (una CASITA, por ejemplo).

El hechicero (reemplacemos por mago y magas) pronuncia "el conjuro" en lenguas desconocidas (cambiemos por lenguaje bello y armonioso)
Otra acepción dice: conspirar uniéndose mediante juramento o compromiso (sustituyamos por TRIÁLOGOS, convite poético) varias personas (por lo menos tres, sin dudas...)
...por un fin ilícito (¡uy!, aquí me trabé. Reemplacemos "ilícito" por "poco convencional" o "misterioso"...)
especialmente contra alguien... (vuelvo a desorientarme. Digamos que en contra de "algo", como puede ser la tristeza, la injusticia, el olvido...)
Una acepción más: son actos de magia cuya pretensión es la de producir algún efecto sobre la realidad a través de procedimientos considerados sobrenaturales que poseen un carácter ritual. (Aquí vemos a los conjuradores en acción...)

Los más hermosos gestos, las más bellas palabras.
¿Cuál es el fin que persiguen?



ENTRETEJER VOCES, HILVANAR HISTORIAS, COMPONER MÚSICA, CREAR AMOR Y LIBERTAD. CONVOCAR MÁS VOCES PARA TEJER MÁS HISTORIAS, ARMONIZAR MÁS SONIDOS, CONSTRUIR MÁS EMOCIONES Y MÁQUINAS DE VOLAR.

¿A quién invocan?

...a ELLA, la ÚNICA, la más linda, LA POESÍA.

Fin. (Mejor digamos: PRINCIPIO).
...
...
...
Les dejo un último interrogante:

-¿Produjeron algún efecto sobre la realidad...?

miércoles, 6 de abril de 2011

El pan de los pobres.


Parque Nacional el Leoncito. Barreal. San Juan.


DIGO LA MAZAMORRA
- Canción


Letra: Antonio Esteban Agüero
Música: Peteco Carabajal

La mazamorra, sabes, es el pan de los pobres
y leche de las madres con los senos vacíos.
Yo le beso las manos al Inca Viracocha
porque inventó el maíz y enseñó su cultivo.

En una artesa viene para unir la familia
saludada por viejos, festejada por niños.
Allá donde las cabras remontan en silencio
y el hambre es una nube con las alas de trigo.

Todo es hermoso en ella: la mazorca madura
que desgranan en noches de vientos campesinos;
el mortero y la moza con trenzas sobre el hombro,
que entre los granos mezcla rubores y suspiros.

Si la quieres perfecta, busca un cuenco de barro
y espésala con leves ademanes prolijos
del mecedor cortado de rama de la higuera,
que a la siesta da sombra, venteveos e higos.

Recitado
Y si quieres, agrégale una pizca de ceniza de jume,
esa planta que resume los desiertos salinos
y deja que la llama le transmita su fuerza
hasta que adquiera un tinte levemente ambarino.
Cuando la comes, sientes que el pueblo te acompaña
a lo largo de valles o recodos de ríos.
Cuando la comes, sientes que la tierra es tu madre,
más que la anciana triste que espera en el camino
tu regreso del campo. Es madre de tu madre
y su rostro es una piedra trabajada por siglos.

Hay ciudades que ignoran su gusto americano
y muchos que olvidaron su sabor argentino,
pero ella es siempre lo que fue para el Inca:
nodriza de los pobres en el páramo andino.
La noche que fusilen poetas y canciones,
por haber traicionado, por haber corrompido,
La música y el polen, los pájaros y el fuego,
quizás a mí me salven estos versos que digo.

lunes, 4 de abril de 2011