<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

martes, 13 de diciembre de 2011

Confidencia.


A veces espero
en la quietud perturbadora
del estanque
en la herida
de la tarde
en las aspas
de la medianoche
en el ojo cerrado
de la luna
en el cielo recortado
de noviembre
en los pliegues vespertinos
del anhelo
en los recovecos inusitados
de la penumbra
alegre y sencillamente
espero

A veces quiero
en el deseo plantígrado
de la tierra húmeda
en la inquietante soledad
del cenit
en el nombre y la pregunta
desvestidos
en los bordes difusos
del desconcierto
en el rito incesante
de la palabra
en los sinuosos escondites
de la plenitud
en el halo ceremonial
del silencio
inesperada y claramente
quiero

A veces deseo
en el sueño simulado
de lo montaraz
en el sabor oscuro
de lo incierto
en el rasguño avizor
del alba
en el secreto hundido
de la muerte
en la lluvia vital
del sauce
en la antesala
del salto al vacío
en el febril anuncio
de la siesta
ahogada y profundamente
deseo

A veces sueño
en el umbral
del desvelo insoslayable
en el vasto río
de la evocación
en la languidez
de los párpados
en la parsimonia
de la última luz
en el fulgor sereno
de las hojas
en la sombra prestada
del paraíso
en el instante abrasador
de la respiración contenida
audaz e impetuosamente
sueño.

A veces...
a veces vivo.


2 comentarios:

  1. ¡Bellísimo, Patri! ¡Cuánta riqueza de imágenes emocionales! Vocabulario sorprendente, ritmos envolventes, repeticiones que acunan. Lo leo y me parece escucharlo, no solo porque conozco y disfruto tu voz, sino porque el poema tiene música propia. Leelo el sábado, por favor.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. ES MUY BUENO. VITAL, MOVIL, ACARICIANTE...NOS VEMOS.

    ResponderEliminar