<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

martes, 31 de julio de 2012

Lo sabe.

Ella sabe lo que pasa.
Se da cuenta de mi malestar,
de mis dolores de ausencia,
de mis incontrolables pies fríos.
Soporta estoicamente,
aunque inclinando las orejas,
mis lecturas poéticas en voz alta
y mis crisis de llanto.
Sabe... y me prodiga
miles de cabezazos
y refregadas.

Y yo le agradezco y le permito
que también se beneficie
con mis caricias
y la dejo

dormir
aquí.

Aquí
cerquita
palpitando
ronroneando
sobre mis pies
incontrolablemente fríos

Una vez que ambas
estamos reconfortadas,
la una con la otra,
mutuamente,
amorosamente,
y  vuelve a su sueño,
yo me olvido de ella.

Y  así
plácidamente
bajo las sábanas
me acuerdo del mundo
bajo las sábanas.

4 comentarios:

  1. Casa nueva, energía remozada y el mismo talento poético. Felicitaciones. Nos vemos en Villa Oddo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bendita poesía que amortigua el dolor, bendito el amor inocente que amortigua ausencias. Bendito sea tu corazón de poeta. Te quiero.

    ResponderEliminar
  3. A veces, cuando te leo amiga, siento que en alguna vida anterior fuimos una sola persona...Hermoso. Abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar