sábado, 11 de agosto de 2012

Atardeceres rojos

Todos los jueves veo el atardecer en la ruta. Rojo, amarillento o abigarrado. A menudo, el sol tras los carteles o, en medio de los árboles, como un fruto que se excede en sus dimensiones. A veces llego tarde a la caída soberbia y parsimoniosa. Es decir, que el cielo ya está encendido. Y ese retraso es un prodigio.

1 comentario: