<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

lunes, 8 de octubre de 2012

Escrito en el alféizar.

                                            Foto Tolhuin. Ventana de rancho en San Juan. Argentina.
 

Hicieron un pacto:
ellos se cerrarían
por lo menos unos segundos,
cada día frente a ella;
ella les mostraría aquel paisaje inexorable.
Ellos dejarían escapar,
de la índole que fueran,
las lágrimas;
ella los esperaría con el mar abierto
para escurrirlas.
Ellos no renunciarían por nada
del mundo
a esa brillo especial;
ella dejaría asomar otros ojos 
de fulgor semejante
al otro lado.
Ellos atraparían flores y pájaros
entre las pestañas;
ella dejaría colarse a la primavera
una y otra vez.
Ellos jugarían "veo veo", como cuando niños,
a pesar de las arrugas
en sus contornos;
ella inventaría colores para el cielo.
Ellos aguardarían con paciente alegría
el beso que los cerrara;
ella dejaría entrar las tres notas
de un armónico silbido.
Ellos estarían hambrientos
de repasar la infancia;
ella pondría pan casero
de las manos de la vecina.
Ellos pensarían en palabras arremolinándose;
ella les abriría un libro de páginas
acariciadas por la palma otoñal
de la brisa.
Ellos traspasarían
los límites del marco
en busca de algún atardecer,
ella no los retendría ni les ocultaría
tras cortinas o anteojos oscuros
el color de los sinsabores.
Ellos aprenderían de esa minúscula
araña en el alféizar;
ella dejaría que se les cuele el verde clorofila.
Ellos se admirarían ante la semilla explotando
desde la grieta;
ella les aseguraría flores aún en invierno.
Ellos probarían cerrarse por
largos períodos;
ella se cerraría también.
Ellos seguirían mirando aún 
con párpados caídos;
ella seguiría entregándose
con los postigos entornados.
Ellos no dejarían nunca
de reflejarse en otros ojos;
ella no dejaría jamás de ser espejo
de los sueños.




Nota respecto de la palabra ALFÉIZAR (que me llama la atención desde niña):

1. Rebaje hecho en la pared de ese corte para insertar en él la puerta o ventana.
2. Corte del muro alrededor de una puerta o ventana. Particularmente, en lenguaje corriente, la parte inferior de él.
Del árabe hispánico alḥáyza, y éste del árabe clásico ḥā'izah (espacio vacío).

Esta palabra en su acepción original se trataba de un término árabe que aludía al vacío, que sin embargo -como tantas otras voces de la construcción- ha cambiado de significado y posición arquitectónica al menos un par de veces a lo largo de su dilatada historia...

...Modernamente, el alféizar pasa de ser el hueco o vaciado, a ubicarse en la parte inferior de la oquedad -sin h, pillines-. Se define como el plano que delimita el hueco de una puerta o ventana y deja al descubierto el grueso del muro. Generalmente sólo se usa con el plano horizontal que sirve de coronación al antepecho de una ventana...

Pero, dejemos a un lado los tecnicismos: en el poema En el Alféizar Calado de José Martí (1853-1895) -político, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano- apreciamos la belleza romántica y evocadora de este término:
En el alféizar calado
De la ventana moruna,
Pálido como una luna,
Medita un enamorado.
Pálida en su canapé
De seda tórtola y roja,
Eva, callada, deshoja
Una violeta en el té.

Y es que el alféizar es sin duda lugar de meditaciones y romances; de sueños, pensamientos y palabras...

Información extraída  de   http://365palabras.blogspot.com.ar

2 comentarios:

  1. ¡Qué poema tan bonito! Me ha encantado.

    Se lo voy a leer a mis alumnos. Espero que no te importe que use este poema para empezar la clase.

    Respecto a la palabra alfeizar, tienes razón, es de lo más sugerente y evocadora.

    Una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor para mí que leas mis poemas y los compartas. Te voy a contar en otra ocasión lo significativo de esa ventana. Un abrazo.

      Eliminar