martes, 10 de diciembre de 2013

Yo sí traté de olvidar
gota a gota
desde el sexto día
desde la primera mirada
desde el calor en el pecho

Pisoteé las semillas
cerré las jaulas
tapé con cemento
los huecos de la noche
ignoré la combinación
de corolas y lluvia
corregí con estilográfica
las frases de amor

Desatendí llamados
hasta de los pájaros
me raspé las rodillas
para tener otro dolor
con que curarme
encendí las lámparas
en pleno día


Negué el fondo húmedo
de las vasijas
y cuando nadie me creyó
extraje minuciosamente
cada gota de vida
deshidraté el barro
de los jardines


Apuré las comidas
de cocción lenta
deshojé margaritas
con los dientes
recorrí cien leguas
en un pie
rechacé regazos
en invierno
hice acuerdos
con las sombras
metí en una bolsa
desechable
las hojas ocre del otoño

Me obsesioné 
con la sección economía
desvelé sueños
me amigué con la soledad
de los canteros en octubre

Insensibilicé mis plantas
de los pies
distorsioné el color predominante
de los atardeceres
apuré el paso bajo la llovizna
corrí una carrera dentro
del bosque

Desestimé conversaciones
entre los árboles
transformé suspiros
en bocanadas de humo
me senté junto al río
con un control remoto
en la mano
tapié las aberturas
cuando la orquesta
comenzó a sonar
 y abrí el ventanal
durante el revelado manual
de fotos
desoí  las notas
de los molinos de viento

Yo sí traté de olvidar
desde la herida
hasta la piedra

La piedra justo en el centro
del pecho

Y la arrojé al mar.

2 comentarios:

  1. Profundidad, ritmo y una hermosa manera de decir, de confesar y apostar por lo que vendrá. ABRAZO.

    ResponderEliminar
  2. Bello, amiga. ¡Cuánto para decir! ¡Cuánto para sentir! Te abrazo.

    ResponderEliminar