jueves, 11 de diciembre de 2014

Bachillerato Popular Carlos Fuentealba.

Foto Gerardo Pérez Elío.


Empezó el calor. En los primeros días de diciembre decidimos hacer la clase al aire libre. Vamos sacando sillas que acomodamos en círculo.
Hay lectura de producciones propias pero nadie se anima a empezar. Se van "pasando la pelota" unos a otros. Hay juegos y risas.
Finalmente la más joven comienza a leer su escrito para el cierre de este ciclo.
Escuchamos con atención y expectativa. La ronda se va agrandando a medida llegan más estudiantes y las palabras y miradas van y vienen.
Con su hijo en brazos la muchacha lee una anécdota de su propia infancia. Su hijo la interrumpe. Amorosamente se dispone a amamantarlo. Aguardamos en silencio a que continúe. Vienen gritos de alegría desde el interior de un salón. Unos perros que pelean pasan a ser por un instante el centro de las miradas. 
Y la estudiante reinicia su lectura. Su voz es clara, expresiva, melancólica. Su relato hace lagrimear a más de uno. Todos estamos en el medio de su historia. Aparecen las imágenes que traen consigo la empatía, la complicidad.

-Es largo lo que escribí. Recién me doy cuenta ahora 
que lo leo en voz alta- dice la joven.
-Está bueno, - agrega otra- a mí me pasó algo parecido.
-Sí, pero yo le inventé un montón de cosas- aclara.

Y así vamos comentando. Decimos lo que nos parece, se hace una autoevaluación, afinamos algunas cuestiones técnicas. Surge una historia más en esta ronda: la de la clase. Una historia única que no volverá a repetirse. Somos protagonistas. Habitamos la tarde en un espacio que nos pertenece, nos inspira. Alguien desde afuera de la ronda convida mates. Y los perros, más allá, siguen peleando.
La nochecita nos va envolviendo, se apagan las luces naturales y dan lugar a las de unos faroles pintorescos por encima nuestro.
Otras estudiantes hacen sus lecturas y, aunque utilizamos el mismo procedimiento que en las anteriores, surge otra historia única...  Y otra, y otra...
Todos los relatos se entretejen en una trama que sigue creciendo:

la historia de la educación popular.



No hay comentarios:

Publicar un comentario