martes, 30 de junio de 2015

Mari.

Foto de Gerardo Pérez Elío
 Le escribo a Patricia:

Antes, durante y después
de tu intemperie
María Ester te abre su corazón,
sólo que vos te das cuenta
cuando quedás parada
en medio de la nada.

Ella y vos,
como tantas veces,
conversan,
ríen,
evocan,
lloran.
Mientras vos mirás
ella interviene
para deshacer
una pelea callejera.
Después dramatiza una clase
de capoeira
que te hace olvidar
de todos los dolores.
Y cuando ya está
la primera parte
del poema sobre la mesa,
impregnado de olores
de infancia,
de amores adolescentes,
de partos,
partidas,
estrategias pedagógicas,
luchas,
viajes y complicidades,
vos le nombrás
un detalle que,
gracias a la charla,
recuperaste.
Cerrás los ojos y se lo decís,
como decís tantas cosas:
al pasar.
Pero ella, que no deja pasar
nada de lo que le decís,
escribe la última estrofa
salvadora,
breve,
en la que tu intemperie
se puede abrigar
con una lluvia finita.
Foto Tolhuin
no pregunto por el sextante
y la brújula
ni por el modo de llegar
al borde
quiero saber cómo
~después del transvase de tinajas
y con mi nueva sed a cuestas~
vuelvo al naufragio















domingo, 21 de junio de 2015

We Tripantu

Meli witran mapu~Tierra de los cuatro lugares. Dibujo y efectos de Tolhuin.
Nueva salida del sol, de Elicura Chihuailaf

Meli, meli. Meli,meli
Kiñe trafoy metawe mew
mvley Antv
Pu rvmentu mew mvley pizeñ
ellkawligvn ñi lonko egvn
ka femlu trokifiñ pu witrunko
Nieñmaperkelaeymu kvfvkvfvn
mi piwke
We Tripantu!, pi pu malen
ka ti mulfen nvayu mawvn
Wiñon, pifiñ egvn
fewla pichi wentru ta iñche
Pefimvn ti choyke?
Kvpalmvn make ka triwe
awkantuyiñ awarkuzen awkantun
Meli, meli. Meli, meli
Pvtokyiñ muzay, mvna azy
Wenu Mapu
Mvley pu aliwen ñi mutrung lien
(feymu azkintuley kom ñi Pewma
ka tvfey chi pu lewfv nawpay
Kvyen mu)
Meli, meli. Meli, meli
Eymi iñchu umawtuley Mapu Ñuke
ka puliwen fiskv ko
gaw ta tvfey
Meli, meli. Meli, meli
Ya!, zew mitray ta Antv.





Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
y el Sol en un cántaro quebrado
Entre las hierbas las aves
esconden sus cabezas
y parece que la vertiente
posee el murmullo de tu corazón
We Tripantu!, dicen las niñas
y el rocío recogerá la lluvia
He vuelto, les digo
ahora soy un niño
¿Han visto al avestruz?
Traigan plantas, traigan flores
juguemos los juegos de los
Antepasados
muzay bebamos, que hermosos
en el cielo
están los árboles con sus troncos
de plata
(en ellos se miran estos Sueños
y los ríos que caen de la Luna )
Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
Contigo he estado despierto
Madre Tierra
y en la mañana el agua fresca
es una constelación
Cuatro, cuatro. Cuatro, cuatro
¡Ya!, ha descansado el Sol.

martes, 9 de junio de 2015



mi corazón no busca
mi corazón no espera

goza

mi corazón no pide al día
ni a la noche

canta

mi corazón rebosa
mi corazón es ánfora


Membrillos en Tafí.