<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

sábado, 26 de marzo de 2016

De ritos, consejos y poesía.


DIÁLOGO ENTRE CHARLES SIMIC Y LA JOVEN P.A.M, QUE NO ES TAN JOVEN PERO TIENE TANTO QUE CAMINAR COMO POETA.

CH. S: -No les cuentes a los lectores lo que ya saben sobre la vida.
P.A.M: - ¿Por qué, CH.? Con todo respeto, me parece que el poeta está permanentemente en un ir y venir entre lo que los demás saben de la vida y lo que no. En ese vaivén, se detiene, a veces. Mira hacia atrás, mira hacia adelante. Busca puntos de fuga, horizontes. Un día descubre..., quizás otro poeta ya descubrió antes lo mismo o parecido. Escribe de la vida, siempre el poeta escribe de la vida. A menudo le cuesta encontrar las palabras adecuadas. Hace silencio. En ese silencio, en ese aparente no "pasar nada", surge una idea. A veces su poesía cuenta algo que los lectores no saben y se admiran; otras, algo que ya saben y es un compartir; otras, no entienden del todo lo que escribe o le dan múltiples interpretaciones. Ese es el poeta. Y la poeta también.
 

CH. S: -No supongas que eres el único que sufre en el mundo.
P.A.M: - Eso no se me ocurrió nunca.
 

CH. S: -Algunos de los más grandes poemas que se han escrito son sonetos o poemas con no muchos más versos, así que no escribas más de lo necesario.
P.A.M: - Siempre pienso que hay que pulir, quitar las asperezas del escrito, las palabras innecesarias. Conozco poemas de tres versos que me parecen admirables, grandiosos y otros más extensos, con rima y todo que no me dicen nada. Pero es una cuestión de gustos, de lenguajes compartidos con el otro poeta. También encuentro poesía sin palabras... ¿Cuáles son, CH., los "grandes poemas" para vos"? 


CH. S: -El uso de imágenes, símiles y metáforas aporta concisión a los poemas. Cierra tus ojos y deja que tu imaginación te diga qué hacer.
P.A.M: - Creo que eso se da, a veces. Es una búsqueda permanente entre el lenguaje metafórico y el directo. Pero es una búsqueda. Me parece que caer constantemente en la metáfora o siempre en el lenguaje directo le quita sentido a lo que decimos. Buscar un equilibrio en el uso de recursos es lo ideal. Otra vez el vaivén... Los ojos los cierro, siempre. Es parte de mi rito para ver mejor, para oler, saborear, escuchar y tocar. Disculpá si te digo algo de la vida que ya conocés.


CH. S: -Lo que estás escribiendo es un borrador al que necesitarás realizar pequeños ajustes, tal vez durante meses, e incluso durante años.
P.A.M: - ¡Sí! Coincido. Hasta ahora creo que escribí muy poco que pueda considerar terminado. Escribo borradores ¿qué le voy a hacer...?


CH. S: -Recita las palabras que has escrito en voz alta para decidir qué palabra será la siguiente.
P.A.M: - Eso me gusta, paladear las palabras, escuchar cómo suena una al lado de la otra, intercambiar. Jugar con ellas hasta encontrar la combinación más linda, o poética, o novedosa, o cacofónica ¿por qué no?


CH. S: -Recuerda que al escribir un poema estás construyendo una máquina del tiempo, un vehículo que permitirá a otros viajar por su propia mente, así que no te sorprendas si no te resulta fácil lograr que todas las piezas de ese mecanismo funcionen correctamente.
P.A.M: -La de la máquina del tiempo es una linda imagen pero no me podés pedir que no me sorprenda. Si no me sorprendo ¿cómo sigo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario