domingo, 17 de abril de 2016

Roberto.



Sostengo con dos manos la esperanza
porque sé que es el único aliento
que vive a la intemperie

Y no escondo mi palabra 
salgo a vivir con el alma descubierta

El corazón que no canta
no ejerce su oficio con altura


Roberto Santoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario