<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...

sábado, 10 de septiembre de 2016

Andalgalá.

Foto Tolhuin. Una de las tantas lecciones. Plaza Lavalle, Bs As. Febrero de 2016.

"A cielo abierto" siempre me pareció una frase muy hermosa como para que esté ligada a "minería". 

Yo, que vivo entre este tipo de preocupaciones y la maravilla, hoy quiero aferrarme a la segunda, que me da la fuerza para que no me aplasten las primeras.

Hace tiempo estoy tomando clases. No sé si aprobaré los exámenes finales pero le pongo ganas y voy aprendiendo. Lo mío es a distancia y esporádico pero quienes dan estas clases tienen un trabajo cotidiano, de lunes a lunes, desde que se levantan hasta que se van a dormir, aún en el sueño (sobre todo en el sueño). 

Es que cerroristas andalgalenses, desde que la megaminería se les metió en el pueblo para hacer daño, para devorar el cerro y la vida, con su sed de oro y muerte, dijeron NO. Esta es la lección que viene dejando este grupo de personas abrazadas.

En estos días se vio uno de los tantos logros: El Concejo Deliberante de Andalgalá convirtió en ordenanza la Prohibición de la Megamineria en el Aconquija. Es el primer pueblo de Catamarca en donde ocurre esto.

Saben mejor que nadie que este camino sigue y sigue. Desde ese primer día se dieron cuenta de que venía para largo.

Gracias por tantas y tantas lecciones, gracias por la lucha, gracias por la maravilla.

¡Y "a cielo abierto" la maravilla, NO la megaminería!

1 comentario:

  1. Cada post un compromiso, una noble causa...que une vida, fortaleza y poesía.
    Saludos, amiga.

    ResponderEliminar