viernes, 30 de diciembre de 2016

jueves, 29 de diciembre de 2016

Mi corazón es aire.

Aguarda en silencio.
Instrumento ancestral,
vasija silbadora
con su agua en calma.

¡Ay, mi corazón es agua!

Vasija silbadora
con su aire quieto.
Instrumento ritual,
aguarda sin palabra.

¡Ay, mi corazón es tierra!

Apenas un manojo.
Vasija silbadora,
entraña la promesa
de amorosos cantares.

¡Ay, mi corazón!

Mi corazón es fuego.







lunes, 26 de diciembre de 2016

Yo no sé escribir relatos.

...ooo000OOO000ooo...


Ésa, la del título, es mi verdad, pero hoy me dieron ganas de escribir y aquí estoy.
No es que no tenga nunca nada para contar, sólo me sucede que ni bien empiezo, me enredo con la historia principal, con las palabras, con otras historias secundarias como si fueran hilos que se van enmarañando y después andá a deshacer eso... Empiezo a justificarme diciendo que la ansiedad por contar algo me juega en contra, que va a ser imposible que alguien entienda, etc, etc. Como exactamente me está pasando ahora.
Pero, repito: me dieron ganas. Además, precisamente, la de hoy es una historia de hilos y pienso llegar hasta la última puntada. Voy a hacer caso omiso del título. Hoy no me importa mi categórica verdad.
Parte de lo que voy a contar se lo dije a mi amiga por teléfono, me despaché como nunca, aprovechando que me llamó y que la historia la tenía bien "fresquita" porque era reciente, es decir, de esos días; o por lo menos así lo creí.
Una vez que terminé mi narración oral telefónica (con ella hablamos desde el teléfono fijo), le expresé que lo que yo había querido, antes de que ella se anticipara con la llamada,  era escribírselo por mail. Ella no dijo nada  pero como es maga me lo hizo decir a mí: "Pero aunque ya te lo conté, igual lo puedo escribir". Y ella que es maga, repito, me alentó con un: "¡Y, sí!".
Mi amiga maga MA GA ( se llama MAría GAbriela y aunque su nombre fuera Clotilde lo de "maga" no se lo quita nadie) en uno de sus gestos compartió conmigo la nota publicada en una revista. Era, es el relato de la experiencia con el bordado de un hombre, un periodista,  que a medida que cuenta va atravesando temas diversos que son de mucho interés para mí.

Les sugiero leer: http://www.revistaanfibia.com/cronica/diario-de-un-bordador/

Además es una crónica tan maravillosamente realista que me encendió, no con el propósito de escribir, al menos en ese momento, sino para retomar mi bordado. Actividad en la que quedo enredada, muchas veces, como en la escritura. Y digo "enredada" en varios sentidos.
Ahora que recuerdo, alguna vez escribí acerca de "bordar", pero fueron poemas. ** (Si quieren después se los leo).
A esta altura del texto voy a repetir a modo de disculpa y justificación: "Yo no sé escribir relatos". Pero ahí va.


...ooo000OOO000ooo...


La historia de esa mañana se balanceaba entre la búsqueda de actividades vitales y enfrentamientos con la burocracia. Como en otras ocasiones, desde hace un buen tiempo, cada vez que en un día libre tengo que dedicarme a hacer trámites, busco algo placentero para hacer antes o después. Y digo que la historia estaba suspendida porque también pude haberme quedado en la casa. Pude haber hecho una de las dos cosas (el trámite o la compra) o, definitivamente, ninguna. Pero la historia hubiera sido otra, ¿cierto?
La tarde anterior había leído  "Diario de un bordador", una crónica de Sebastián Hacher en la revista Anfibia. Había quedado fascinada con el motivo y la forma del relato. Me encontré identificada en varios puntos. Entre ellos, en el cuestionamiento de los estereotipos, de los paradigmas hegemónicos y, lógicamente, en los muchos sentidos de la tarea de "bordar".  Así que me lancé "esa mañana", es decir, al día siguiente de la lectura, primero al transporte público y después al centro comercial en busca de hilos y otros insumos de mercería en medio de la horda de gente que llamaré "prenavideña".
Mientras viajaba me preguntaba qué haría primero: si el trámite o la compra. Mucho dependía de una razón práctica, es decir, de dónde me dejaba más cerca el colectivo. Además había empezado a llover (y yo sin paraguas, sin impermeable, sin garlochas). Me bajé del transporte como para ir a la oficina correspondiente pero una vez en la esquina, sin darme cuenta, seguí de largo hacia la mercería.
Comencé a pensar en la siguiente fórmula~recorrido: A) regocijo de hilos, telas y bastidores + B) enfrentamiento aguerrido con un trámite sin resolver en seis meses + C) placer absoluto en el reencuentro con el bordado.
Cabe aclarar que con B no tenía esperanza alguna pero sentía que podía obtener un franco empoderamiento para afrontarlo con la ilusión de A y C, por lo tanto, en el medio de la fórmula o como segundo término, lo burocrático, no estaba nada mal.
Para no entrar en detalles y enredos de los que me resultaría muy difícil escapar, voy a ir al grano o, mejor dicho, al hilo del asunto.

Sintetizando, en la mercería me atendió un joven que apenas pasaba los veinte años. Ya encontrarme "quebrantado" el estereotipo de la mujer atendiendo en mercerías me llenó el corazón y las ilusiones.

Con respecto a mi trámite debo decir que estaba resuelto, me entregaron una carpeta de sesenta folios que así lo atestigua. Había entrado a la oficina con los tapones de punta (extremum caps en latín, según el traductor online// lo escribo como si importara)  y ahora salía bajo la lluvia, que mansamente había disipado a los compradores~ consumidores~ anunciados, con una sonrisa harto cuestionable para  transeúntes, abrazando la bolsa impermeable  que a esa altura era contenedora tanto de bastidores y de hilos como de hojas y hojas que daban cuenta de mi reconocimientos de servicios en la docencia.

¡Ah!, y desde aquella mañana en que regresé a casa, todavía estoy bordando.

Bueno, si quieren conocer ustedes algún cuentito acerca de los bordados que ofrecen las imágenes, van a tener que esperar a que vuelva a lidiar con mi verdad (ya saben: la del título) y tenga la osadía de "plantarme" con alguna historia a pesar de que no sé escribir relatos.

...ooo000OOO000ooo...



Bordados y fotos Tolhuin.

...ooo000OOO000ooo...

 **

Otro asunto confuso.

A Odiseo.

Contrariamente
al modo de todas las penélopes
no eligen mis brazos,
ni mis pies, ni mis vértebras
el alargado tejido diurno
hasta la víspera de la nada,
hasta  el umbral del destejer
y destejerse.
También extendida y cuidadosa,
emprenden mis manos
la tarea de bordar
en espera de la barca
donde ~como en el revés
de un rito~ desbordamos
 y nos desbordamos.


Bordar o entrañar la trama.

Ante las dilatadas esperas
a la orilla del naufragio,
y entre todas
las labores insinuadas,
elegir bordar,
con la certeza
de no pretender deshacer
luego, lo compuesto.

Los resultados en la experiencia
de desandar el rito
arrojan que difícilmente se pueda
reutilizar el hilo,
máxime si se engendra
la concomitancia
entre torpeza e impaciencia.
Se necesita mirar muy fijo,
volver a pasar
e ir levantando
minuciosamente
y con aguja bien fina,
punto por punto.
Sin embargo
se producen allí
los primeros daños materiales.
Y a veces también
como segundo efecto
se rompe la tela.
Porque bordar es siempre
intervenir ese tipo de soporte.
Mientras se desteje,
por ejemplo,
ya que basta sólo
con tirar de la hebra,
dicen que hasta se puede leer
pero al des-bordar
es imposible.
Cada punto viene a ser
concentradamente
la propia lectura.
Es muy difícil no causar daños
en esta tarea de desarmar
pues bordar como rito,
como espera,
como esperanza
es siempre
entrañar una trama
y debe ser asolador
y desolador
tener que desentrañarla.

BORDAR Y DESBORDAR

I.Un largo, placentero
y nostálgico viaje.
Aparecieron la infancia
y la adolescencia.
Retomamos una dulce tarea
mientras tejemos historias
en hebras de palabras.
Tejemos y destejemos.
También bordamos.
Las palabras se mezclan,
se superponen,
se abrazan.
Las palabras se abren
o se cierran; dejan lugar
a otros signos.
Hacen ronda.
Se abren y se cierran
como la lana
en medio punto
o bareta.
Las palabras
se introducen
como aguja de crochet
formando cadenas.
Las palabras forman
el dibujo de un 
bordado.

  
II. Los hilos son de la época del Ñaupa- dice mi madre-. Llevalos, ahora que se te da por bordar. ¿Te acordás que no te gustaba para nada en la escuela...? Yo no los voy a usar.

Y no, no me gustaba para nada.
Y sí, ahora me gusta.
Sigue lloviendo.
Música de gotas
para las palabras
de nuestras infancia.

III. Mujeres grandes que sueñan como adolescentes.
La aventura es el Cerro Champaquí, provincia de Córdoba, (ascenso por San Javier). 

...ooo000OOO000ooo...


bordar

jueves, 22 de diciembre de 2016

De árboles, bosques y vigilias.

cuando no puedo dormir 
cuando no debo ni quiero
cuando me levanto de madrugada 
a tomar agua o aire
cuando camino descalza para besar la tierra
cuando me acuerdo 
cuando tan sólo una palabra emana 
desde mi corazón oscuro 
cuando en la noche me aparece el recuerdo 
con ese rincón de infancia 
cuando ceibo
cuando lenga chañar o algarrobo negro
cuando espinillo o caldén
cuando molle tala o quebracho blanco 
cuando 
jacarandá
ooo000ooo
*hoy por 
ejemplo*
hago mi 
vigilia 
poética 
en defensa 
de los bosques 
nativos
Patricia Morante.



El cazador en el bosque. Pablo Neruda.
 ...ooo000ooo... 

AL bosque mío entro con raíces,
con mi fecundidad: De dónde
vienes?, me pregunta
una hoja verde y ancha como un mapa.
Yo no respondo. Allí
es húmedo el terreno
y mis botas se clavan, buscan algo,
golpean para que abran,
pero la tierra calla.

Callará hasta que yo comience a ser
substancia muerta y viva, enredadera,
feroz tronco del árbol erizado
o copa temblorosa.
Calla la tierra para que no sepan
sus nombres diferentes, ni su extendido idioma,
calla porque trabaja
recibiendo y naciendo:
cuanto muere recoge
como una anciana hambrienta:
todo se pudre en ella,
hasta la sombra,
el rayo,
los duros esqueletos,
el agua, la ceniza,
todo se une al rocío,
a la negra llovizna
de la selva.
El mismo sol se pudre
y el oro interrumpido
que le arroja
cae en el saco de la selva y pronto
se fundió en la amalgama, se hizo harina,
y su contribución resplandeciente
se oxidó como un arma abandonada.
Vengo a buscar raíces,
las que hallaron
el alimento mineral del bosque,
la substancia
tenaz, el cinc sombrío,
el cobre venenoso.
Esa raíz debe nutrir mi sangre.
Otra encrespada, abajo,
es parte poderosa
del silencio,
se impone como paso de reptil:
avanza devorando,
toca el agua, la bebe,
y sube por el árbol
la orden secreta:
sombrío es el trabajo
para que las estrellas sean verdes.

Naciendo en los bosques. Pablo Neruda 
...ooo000ooo...

Cuando el arroz retira de la tierra
los granos de su harina,
cuando el trigo endurece sus pequeñas caderas y levanta su
rostro de mil manos,
a la enramada donde la mujer y el hombre se enlazan acudo,
para tocar el mar innumerable
de lo que continúa.

Yo no soy hermano del utensilio llevado en la marea
como en una cuna de nácar combatido:
no tiemblo en la comarca de los agonizantes despojos,
no despierto en el golpe de las tinieblas asustadas
por el ronco pecíolo de la campana repentina,
no puedo ser, no soy el pasajero
bajo cuyos zapatos los últimos reductos del viento palpitan
y rígidas retornan las olas del tiempo a morir.

Llevo en mi mano la paloma que duerme reclinada en la se-
milla
y en su fermento espeso de cal y sangre
vive Agosto,
vive el mes extraído de su copa profunda;
con mi mano rodeo la nueva sombra del ala que crece:
la raíz y la pluma que mañana formarán la espesura.

Nunca declina, ni junto al balcón de manos de hierro,
ni en el invierno marítimo de los abandonados, ni en mi paso
tardío,
el crecimiento inmenso de la gota, ni el párpado que quiere
ser abierto:
porque para nacer he nacido, para encerrar el paso
de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un
nuevo
corazón tembloroso.

Vidas recostadas junto a mi traje como palomas paralelas,
o contenidas en mi propia existencia y en mi desordenado
sonido
para volver a ser, para incautar el aire desnudo de la hoja
y el nacimiento húmedo de la tierra en la guirnalda: hasta
cuándo
debo volver y ser, hasta cuándo el olor
de las más enterradas flores, de las olas más trituradas
sobre las altas piedras, guardan en mí su patria
para volver a ser furia y perfume?

Hasta cuándo la mano del bosque en la lluvia
me avecina con todas sus agujas
para tejer los altos besos del follaje?
Otra vez
escucho aproximarse como el fuego en el humo
nacer de la ceniza terrestre,
la luz llena de pétalos,
y apartando la tierra
en un río de espigas llega el sol a mi boca
como vieja lágrima enterrada que vuelve a ser semilla.



INVOCACIÓN AL LAUREL. Federico García Lorca.
(Libro de Poemas, 1921)
1919
 ...ooo000ooo...
A Pepe Cienfuegos

Por el horizonte confuso y doliente
venía la noche preñada de estrellas.
Yo, como el barbudo mago de los cuentos,
sabía el lenguaje de flores y piedras.
Aprendí secretos de melancolía,
dichos por cipreses, ortigas y yedras;
supe del ensueño por boca del nardo,
canté con los lirios canciones serenas.
En el bosque antiguo, lleno de negrura,
todos me mostraban sus almas cual eran:
el pinar, borracho de aroma y sonido;
los olivos viejos, cargados de ciencia;
los álamos muertos, nidales de hormigas;
el musgo, nevado de blancas violetas.
Todo hablaba dulce a mi corazón
temblando en los hilos de sonora seda
con que el agua envuelve las cosas paradas
como telaraña de armonía eterna.
Las rosas estaban soñando en la lira,
tejen las encinas oros de leyendas,
y entre la tristeza viril de los robles
dicen los enebros temores de aldea.
Yo comprendo toda la pasión del bosque:
ritmo de la hoja, ritmo de la estrella.
Mas decidme, ¡oh cedros!, si mi corazón
dormirá en los brazos de la luz perfecta.
Conozco la lira que presientes, rosa:
formé su cordaje con mi vida muerta.
¡Dime en qué remanso podré abandonarla
como se abandonan las pasiones viejas!
¡Conozco el misterio que cantas, ciprés;
soy hermano tuyo en noche y en pena;
tenemos la entraña cuajada de nidos,
tú de ruiseñores y yo de tristezas!
¡Conozco tu encanto sin fin, padre olivo,
al darnos la sangre que extraes de la Tierra,
como tú, yo extraigo con mi sentimiento
el óleo bendito
que tiene la idea!
Todos me abrumáis con vuestras canciones;
yo sólo os pregunto por la mía incierta;
ninguno queréis sofocar las ansias
de este fuego casto
que el pecho me quema.
¡Oh laurel divino, de alma inaccesible,
siempre silencioso,
lleno de nobleza!
¡Vierte en mis oídos tu historia divina,
tu sabiduría profunda y sincera!
¡Árbol que produces frutos de silencio,
maestro de besos y mago de orquestas,
formado del cuerpo rosado de Dafne
con savia potente de Apolo en tus venas!
¡Oh gran sacerdote del saber antiguo!
¡Oh mudo solemne cerrado a las quejas!
Todos tus hermanos del bosque me hablan;
¡sólo tú, severo, mi canción desprecias!
Acaso, ¡oh maestro del ritmo!, medites
lo inútil del triste llorar del poeta.
Acaso tus hojas, manchadas de luna,
pierdan la ilusión de la primavera.
La dulzura tenue del anochecer,
cual negro rocío, tapizó la senda,
teniendo de inmenso dosel a la noche,
que venía grave, preñada de estrellas.


Suite del agua. Federico Garcia Lorca

...ooo000ooo... 
 
País

En el agua negra,
árboles yacentes,
margaritas
y amapolas.

Por el camino muerto
van tres bueyes.

Por el aire,
el ruiseñor,
corazón del árbol

...oooOOOooo...

Temblor

En mi memoria tendría
con un recuerdo de plata,
piedra de rocío.

En el campo sin monte
una laguna clara,
manantial apagado.

...oooOOOooo...

Curva

Con un lirio en la mano
te dejo.
¡Amor de mi noche!
Y viudita de mi astro
te encuentro.

¡Domador de sombrías
mariposas!
Sigo por mi camino.
Al cabo de mil años
me verás.
¡Amor de mi noche!

Por la vereda azul,
domador de sombrías
estrellas
seguiré mi camino.

Hasta que el Universo
quepa en mi corazón.

...oooOOOooo...

Colmena

¡Vivimos en celdas
de cristal,
en colmena de aire!
Nos besamos a través
de cristal.
¡Maravillosa cárcel,
cuya puerta
es la luna!

...oooOOOooo...

Norte

Las estrellas frías
sobre los caminos.

Hay quien va y quien viene
por selvas de humo.
Las cabañas suspiran
bajo la aurora perpetua.

En el golpe
del hacha
valles y bosques tienen
un temblor de cisterna.
¡En el golpe
del hacha!

...oooOOOooo...

Sur

Sur,
espejismo,
reflejo.

Da lo mismo decir
estrella que naranja,
cauce que cielo.

¡Oh la flecha,
la flecha!
El Sur
es eso:
una flecha de oro,
sin blanco, sobre el viento.

...oooOOOooo...

Este

Escala de aroma
que baja
al Sur
(por grandes conjuntos).

...oooOOOooo...

Oeste

Escala de luna
que asciende
al Norte
(cromática).

...oooOOOooo...


Nocturno. Conrado Nalé Roxlo.
...ooo000ooo... 

El bosque se duerme y sueña,
el río no duerme, canta.
Por entre las sombras verdes
el agua sonora pasa
dejando en la orilla oscura
manojos de espuma blanca.
Llenos los ojos de estrellas
en el fondo de una barca,
yo voy como una canción
por la música del agua;
y llevo el río en los labios
y llevo el bosque en el alma.



De un poema perdido. Patricia Morante.
Foto Maria Gabriela Moreno
 ...oooOOOooo...

ahora sé que te gusta el bosque
entrar
perderte en medio de las sombras
como en un sueño
los hilos de luz
entre las ramas

la vida es eso
me dijiste

ahora sabés que me gusta la lluvia
en los árboles
el agua detenida en el follaje
el viento que juega a hacerla caer
y las gotas deslizándose a todo lo largo

de los troncos
la humedad que intensifica
los olores
pisar con pies desnudos
los brazos despojados
rodeando al árbol que me llama

la vida también es esto
te dije

cómo será el bosque
en la profundidad de la noche
preguntaron nuestros ojos
(el tiempo anterior esfumándose
para siempre)
y se cerraron