jueves, 27 de abril de 2017

<°><°><°><°> Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ <°><°><°>

Ƹ̴Ӂ̴ƷƸ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Ƹ̴Ӂ̴Ʒ

sábado, 22 de abril de 2017

Para Selva.

Una paloma busca ramitas.
Va de las vías al andén,
del andén a un cartel publicitario,
del cartel a un nido sobre el plafón
de una antigua luminaria
que aún no se ha llevado el plan
de renovación de la estación.
Tres veces hace el intento de subir hasta allí
con un palito de diez centímetros.
La primera, lo pierde ni bien sube el cartel
y baja nuevamente a buscarlo.
La segunda, llega al nido, se le suelta
y vuelve como con la certeza de lograrlo.
Siempre es el mismo palito.
Arriba hay también una paloma
y, al otro lado de una viga,
una pareja más.
Son dos nidos, me digo,
como si fuera un descubrimiento.
A un chico que aguarda sentado el tren
no le resulta indiferente el ave:
cuando ésta emprende la búsqueda
de un segundo palito, le arroja
unas migas gruesas de alfajor...
Yo sé que por aquí la gente
no quiere a las palomas:
"que son sucias, una plaga,
que traen enfermedades,
que tienen piojos,
que son invasivas".
Lo entiendo, y a mí tampoco
me gustaría mi casa coronada
con un nido o varios de ellos,
goteando ciertas cuestiones
por las paredes, pero hoy,
en el instante revelado,
la acción de esa paloma,
el pedacito de alfajor que alguien
le proveyó como refuerzo,
la ramita subiendo en el pico,
cayendo y después formando el nido
~sin que pudiera hacer nada
para eludirlo~
atravesaron mi mañana.


viernes, 14 de abril de 2017

Mujeres.

Dibujo Tolhuin**

Una bruja descontenta con el maquillaje y el traje sucio de arlequín que le impusieron. Su bonete bicolor apunta al ojo de la luna de semblante triste. Aunque por la mitad, es la misma luna que volvió de la fragua. La serpiente amarilla con cabeza de jaca besa su frente.
Lo que todos ven como verruga en el pómulo de la bruja es el ojo izquierdo de una mujer que lleva un manto de retazos de colores fríos hecho por su madre. En su pecho alberga a una niña gris con una marca de color cálido en el rostro.
La sigue en procesión otra mujer. Su embarazo está por llegar a término.
Una niña está enredada en su propia tela verde. Lo que sí se encarga de extender es su cabello mandarina.
Labios carnosos, boquitas pintadas, labios amoratados del frío de la muerte, labios azulinos.
Bocas rojas junto a ojos llenos de sangre. Labios inexpresivos en un rostro pálido.
Una muchacha, feliz con su maquillaje, pues muestra una sonrisa que sobrepasa el límite de la oreja, sueña con la luna. Su cabello amarillo está protegido con un impermeable igualmente estridente.
Un escote en un cuerpo sin miembros de cintura extra fina.
Un rostro triangular con los ojos protegidos del brillo nocturno. 
La cola de una sirena.
Hilos y más hilos.

Y vos, ¿qué ves?
 
**La técnica consiste en trazar líneas
en cualquier dirección y sentido.
Después, buscar figuras en el 
entramado. Colorear lo 
encontrado.
Por último, escribir acerca de
los pequeños hallazgos.

martes, 4 de abril de 2017

lunes, 3 de abril de 2017

Patri.


cuando no habla con semillas 
ni está  con el diccionario
pinta con sus fibras nuevas
la chiquita de seis años

viernes, 31 de marzo de 2017

De marzo, ritos y luchas.

<°> 2/3<°>
  
 <°>8/3<°>
<°>20/3<°>
video
<°>22/3 <°>

<°>22/3<°>

<°>24/3<°>
Foto de Roberto Bernard
























martes, 28 de marzo de 2017

Soy la única que quiero de mí... <°>

ésta cuya sombra se alarga
cuya sombra empequeñece
jugando con el asfalto

la que invoca el rostro de sus muertos
el gesto de sus labios
de cuando pronunciaban  palabra
la apertura de sus ojos
de cuando el asombro podía con ellos

la que amasa con los pies el barro cotidiano
y tiene una canción como de hornero
silbando en las terrazas

ésta que se mira de frente
con la congoja que merodea
por las ventanas desiertas

soy la única que quiero de mí... <°>

la de un rito
o dos

la del conjuro impreso
en el vaivén infinito
de una cuchara de madera

la desprolija
la despeinada
la desenaguada

la que amó por última vez
como si fuese la primera


<°> (Tomada de un dicho de Diana Bellessi 
en la película "El jardín secreto", 
documental sobre su vida)








martes, 21 de marzo de 2017

De reedición inédita.

no es para sofocar lo que permanece
hasta en las congruentes cenizas

ni para contradecir
corazones que con él se encienden

no es para desdeñar lenguas
denotaciones
ni tropos en su nombre

mucho menos para recrear la antítesis
que sólo nos deja ese hilo de vapor ascendente

es porque yo
pobre poeta
tengo en mí la riqueza
del setenta y cinco por ciento
de ella
es porque lo pienso
porque si no lo pienso lo sueño
porque si ni lo sueño ni lo pienso
igual humedezco

por eso digo
hoy lă ρŏĕšíă ĕštá ĕň ĕl lŭğăř ɗĕl ăğŭă

Epílogo que merece ser prólogo:
Lo dijo Tales de Mileto  500 años a. de C.,
aproximadamente:
No el hombre, sino el agua, es la realidad de las cosas.

jueves, 16 de marzo de 2017

Intimidad de libro y carta.

Acercaste tanto tu cara...
Te hiciste parte de mí. 

Ahora soy tu mirada,
tu exhalación.
Sos mis labios, mi fuego.
La luz se adelgaza y pide paso 
entre mi piel y la tuya.
¿Cuál es tu noche? 

¿Dónde empieza la mía?

En nuestro apacible pecho 
llevamos el beso y el adiós.
Vas trémula. Viajamos abrazados 
al color de lo incierto
pero no temas, 
nos encontró juntos el frío.
Pudimos ser como agua de cántaro
esparciéndose
en la tierra sedienta.
Después, la aureola húmeda...
Estamos hechos de bocas
bebedoras de estrellas.
En nuestro corazón
hay agua,
y tierra,
y aire,
y fuego.

Sos un encantador...
¿Quién puede seguir en vela
después de mirarte?
Guardaré la fascinación 
con ojos cerrados.
Es necesario atesorar un poco 
de luz 
para cuando no estés. 

Una mano amiga nos unió.
Te acarició primero,
se posó sobre mí. 
Me hizo tu cuna.
                                     
El rostro conocido se hundió 
en nuestro olor.
Nos arrulló por última vez.
No es verdad que fue 
sin tristeza.

Sabemos no poco del origen 
de este abrazo cerrado.
Pero ¿qué hay del destino 
que nos espera?
Mi esencia reniega de presagios.
Nada conozco del arte adivinatorio,
ni de los designios 
que otras cartas 
son capaces de develar.
Una sola palabra 
es mi símbolo.
Tal vez otra mano amiga 
nos reciba, 
también nos acaricie, 
nos muestre en su palma 
lo que las líneas 
deparan.
...unos ojos descubran 
a los que desde nuestro interior 
miran.

viernes, 10 de marzo de 2017

Lo que no se va a viralizar.

<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>
amor al abrazo de Hipólita y al abrazo de María , a la voz de su comunidad y a las lágrimas que aún nos quedan como nudo en la garganta
amor al grito de Moira repetido como rito: ¡mujeres argentinas, despierten!
amor a la quipa, instrumento ancestral con que Luisa inició la sostenida marcha dentro de la gran marcha
amor de caminantes detrás de las banderas originarias, lentas al principio, apuradas luego, abriéndose paso entre las enormes columnas de otras tantas mujeres y banderas
amor al pedido en alto de justicia por Noemí, por Celestina, por Natalia, por Esperanza, por Juana, por Francisca...
amor a la letanía incansable: ¿quién sino vos, cuándo sino ahora?
amor a los mates a mitad de camino, a la mano alargándose, a la sonrisa ofreciendo
amor a la ronda fraterna ~quipa~grito~abrazo~
amor de la voz fuerte y viva de la hermanita del megáfono
amor de mujeres indígenas de las 36 naciones y de mujeres negras
amor a la inmensidad de la lucha que hoy está en los corazones
<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>
8 de marzo de 2017











 https://www.facebook.com/patricia.morante.75/media_set?set=a.10212497169972558.1073741875.1481809116&type=3&pnref=story

miércoles, 8 de marzo de 2017

Acoso silencioso.

Andén de estación ferroviaria, dos de la tarde.
Una mujer consulta su celular.
Un gendarme se coloca detrás de ella y, a una distancia prudencial, observa la pantalla del dispositivo ajeno. Agudiza la vista para leer.
La mujer levanta la cabeza, gira levemente. El gendarme se aleja unos centímetros. Mira de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba a la mujer varias veces, siempre detrás de ella.
Uno de la misma fuerza pero más joven, a diez metros, lo mira. El mayor lo descubre, le guiña un ojo y le sonríe.
La mujer gira como para buscar a alguien  y vuelve a su celular.

[Se repiten las acciones: de la mujer, del gendarme espía,  del gendarme con cara de niño, casi con idéntica sincronicidad]

El gendarme más grande decide acortar distancia con el más joven, se le acerca a paso aborcegado. Hasta que aquél no le murmura a éste "no me dejó leer la hija de puta", toda la escena se desarrolla en absoluto silencio.

Patricia Morante. 7 de marzo. Oeste del conurbano bonaerense.

jueves, 2 de marzo de 2017


no para sofocar lo que permanece
hasta en las consecuentes cenizas

ni para contradecir
corazones encendidos

ni para desdeñar denotaciones
o tropos en su nombre

mucho menos para recrear
la antítesis tantas veces enunciada

hoy
sólo porque sueño y humedezco
digo
lă ρŏĕšíă ĕštá ĕň ĕl lŭğăř ɗĕl ăğŭă
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Berta Vive.



Berta Cáceres.

Nacida del agua.

Luchando duro, Berta, Bertita,
te alcanzó la muerte;
mientras custodiabas
 la naturaleza, la tierra,
los ríos,
el río Gualcarque: tu padre
madre y hermano.
De ahí te supiste siempre
originaria.

Guardiana de la vida,
nacida del agua,
te buscaron los sicarios
del poder banquero//
capitalista//
oligarca//
financiero//
transnacional//
racista//
patriarcal//
misógino//
destructor//
 asesino. 
.

¿Habrán logrado callarte
esos cobardes
de cuatro disparos
a sueldo?

Pueblo lenca 
es tu canto y tu voz.
Es ayer. 
Es hoy. 
Es mañana. 

¿Quién te quita lo luchado,
Berta, Bertita?

martes, 28 de febrero de 2017

Marcha de luz y de agua.

 A Luciano Arruga.

Una madre, de las de pie 
en las esquinas,
y otra que está en todas las luchas.
Una hermana extiende sus manos
y en menos de un parpadeo de abrazo
son miles de madres y hermanas,
familias enteras que, como ríos,
serpentean por las calles. 

Una madre, una hermana,
que van por el medio, a viva voz,
a bordo de un camión.

Los letreros por el barrio fluyen
fraternizados con los cuerpos del arte
que se juegan, dignamente.

Músicas en ofrenda interminable
hacen danzar los colores 
que se despliegan a cielo abierto,
mientras, de vereda a vereda,
la inundación de voces
entona colectivamente
la letra de la resistencia.

Por el medio, el camión.
La tripulación aumenta.

Dicen ¡presente! las venas 
de otrxs como vos
que corren como arroyos 
por avenidas, cubren los cordones
y se suben a las veredas 
junto con todas las villas 
que vinieron,
que nunca se fueron.

Por el medio navega el camión
de tripulación incansable.

El aluvión grita, danza,
y  danza y grita  la tierra 
desde abajo.
Ya no hay camión posible
ni tripulación,
ahora es una sola ronda de agua
alrededor de tu sonrisa,
en la plaza,
la plaza con tu nombre.

<>°<>°<>°<>°<>°<>°<>°

Luciano,
recordamos
que un día de febrero
como hoy de 1992 
fuiste luz, como tu nombre, 
con la luz 
que por primera vez viste.

Y también un día 
contra quienes quisieron apagarte
para siempre te diseminaste.

<>°<>°<>°<>°<>°<>°<>°

 
 
Marcha del 28 de enero de 2017 a 8 años del 
secuestro, desaparición y asesinato de Luciano Nahuel Arruga 
en manos de la policía bonaerense 
el 31 de enero de 2009.
LO MATÓ LA POLICÍA.
LO DESAPARECIÓ EL ESTADO.
LO ENCONTRAMOS CON LA LUCHA
el 17 de octubre de 2014.

Marcha del 24 de marzo de 2016.

<>°<>°<>°<>°<>°<>°<>°

lunes, 20 de febrero de 2017

Osvaldo y Arbolito.

video

◄► ◄► ◄► ◄► ◄►

El grupo musical Arbolito conoce la historia de Arbolito gracias al maestro Osvaldo Bayer y en el día de su 90 cumpleaños (18 de febrero) se la cantan especialmente. Es más, eligieron el nombre de la banda a partir del relato.

Una parte oculta de nuestra historia que Osvaldo Bayer saca a la luz, hecha canción.

Arbolito por Arbolito.
<><><><<>><><><>
Oye mi niño parece ha cambiado la suerte
son esos hombres de arriba cargados de muerte
traen sus armas que queman la piel si te dan
quieren quedarse las tierras los bosques y el mar.
Cómo explicarte mi niño algo que yo no entiendo
vienen cerrando los campos y poniendo dueños
y en su camino salvaje bañando de sangre
todas las cosas que el sol ilumina en la tarde.
Arbolito...
tu lanza nuestro camino,
Arbolito...
las pampas son tu destino.
El coronel y su tropa avanzan por la tierra
traen de Europa el más nuevo manual de la guerra
indios salvajes que no tienen Dios ni gobierno
van a tener que aprender a morir como perros!
Un joven indio ya harto de tanta prepotencia
tantos hermanos caídos vengarlos quisiera
ansioso espera a la tropa que ahí viene, que ahí llega
volteó al valiente coronel... y le cortó la cabeza!
Arbolito...
tu lanza nuestro camino,
Arbolito...
las pampas son tu destino
Arbolito...
tu lanza nuestro camino
Arbolito...
la tierra nos nace en el grito!

◄► ◄► ◄► ◄► ◄►

 

Arbolito, el vindicador.

En el año 1826, el gobierno de Bernardino Rivadavia, contrató al oficial prusiano Rauch, nada menos que para matar indios, su misión era limpiar la pampa bonaerense de los ranqueles, esos hermosos indios que poblaban estas zonas con absoluta libertad.
Bien, este oficial prusiano comenzó la liquidación de estos indios, y se guardan sus partes militares que hablan de su profunda sabiduría. Por ejemplo, dice que los indios ranqueles no tienen salvación porque no tienen sentido de la propiedad, también señalaba que los indios ranqueles eran anarquistas, así tal cual.
Bien, él se adelantaba, era un oficial prusiano muy valiente, se adelantaba a sus tropas 200 metros por lo menos blandiendo su espada y se encontró con la horma de su zapato, porque después de haber escrito un parte donde decía “hoy hemos ahorrado balas, degollamos a 27 ranqueles”, un indio joven, apuesto, alto de pelo largo, al que llamaban “Arbolito” lo estuvo esperando en una hondonada, y cuando pasó este coronel a toda velocidad en su corcel, se le fue detrás, le boleó el caballo, cayó el militar europeo, y el indio Arbolito cometió el sacrilegio de cortarle la cabeza. Así vengaba a tantos de sus compañeros de las pampas.
La Ciudad de Buenos Aires recibió con toda pompa el cadáver del militar europeo muerto de esa manera. Señalan los historiadores que fueron las exequias, las ricas de todo ese período argentino.
Arbolito se perdió en la inmensidad de las pampas, ya nadie lo recuerda.
La ciudad donde ocurrieron los hechos se llama hoy Coronel Rauch, y muchas calles recuerdan al oficial prusiano, pero ninguna a ese héroe de las pampas… el querido Arbolito.

Osvaldo Bayer.

sábado, 18 de febrero de 2017

El maestro Osvaldo Bayer 
hoy cumple 90 años.
Siempre digno.
Siempre de pie.
Siempre de la mano
de los Pueblos Originarios.




Fotos Tolhuin. Embajada de Chile por la libertad 
de la Machi Francisca. 12 de diciembre de 2016.