<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...
[Foto: Algarrobo en Raco, provincia de Tucumán]

domingo, 28 de julio de 2019

Origen de una foto (o dos).

Algunas versiones:

-Todo empezó cuando les pedí sus voces para la presentación de mi libro Multiversos de la tierra- YANI
-Todo empezó a partir de la lectura de Caperucita, un cuento clásico para tiempos modernos- MARTÍN
-Todo empezó porque mis canciones son su fuente de inspiración- MARÍA ELENA
-Todo empezó porque me gusta cambiar o agregar letra a las canciones- LA PATRI CHIQUITA/EL DANY CON RULOS
-Todo empezó en un viaje a Tucumán- MARY
-Todo empezó en un viaje a Buenos Aires y en una conversación que mantuvimos- BOBBY
-Todo empezó la noche en que pronosticamos 5°C- SERVICIO METEOROLÓGICO
-Todo empezó por la costumbre que tenemos de recopilar voces- DOS VECES VOCES
-Todo empezó a partir de los agronegocios- GROBO FEROZ
-Todo empezó porque no lo hice de adolescente- LA PATRI GRANDE
-Todo empezó porque son tan ellos- BOCA QUE VUELA
-Todo empezó con la apertura de El Arbolito Casa Cultural- LUCÍA
-Todo empezó por la F.L.I.A- EL LARVA
-Todo empezó por amor- EL DIABLO
-Paren, paren, todo fue gracias a mí- EL FOTÓGRAFO
(Se esperan más opiniones)



Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Me estoy poniendo la cartuchera
y la casaca militar, 
y con mi música de metralla 
a todos quiero ver bailar. 

Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Me estoy poniendo la capelina 
y un delantal de caridad. 
Primero creo pobres y enfermos, 
después regalo el hospital. 

Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Estoy poniéndome la armadura 
para el congreso de la paz: 
el que primero tire la bomba 
junto conmigo reinará. 

Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Estoy poniéndome la escafandra
y el overol de fumigar,
ya me estoy yendo cerca de escuelas
para agrotóxicos aplicar.

Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Me estoy poniendo el traje de gaucho
y al bosque le voy a cantar,
con una mano hago el rasgueo
con la otra mando a desmontar.

Juguemos en el mundo 
mientras el Diablo no está. 
Diablo, ¿estás? 

Estoy reunido con tu gobierno 
en mi oficina en Canadá 
planeando contaminar tus ríos
para llevarme el mineral

Juguemos en el mundo
mientras el diablo no está...

Esperen, ¿qué culpa tiene el diablo? 
Juguemos en el mundo,
al diablo no hay que culpar.

Juguemos en el mundo
dejen de contaminar
paren de fumigar
dejen de deforestar

Juguemos en el mundo 
transgénicos nunca más
y megaminería 
crimen lesa humanidad

Juguemos en el mundo
el fracking fuera de acá 
basta de energía nuclear
y Dakar andá  a ca...
y Dakar ite de acá...

Juguemos en el mundo
dejen al lobo en paz
dejen al río cantar
dejen los bosques bailar
y dejen... 
dejemos la Pacha en paz.


Las tres primeras estrofas y el estribillo pertenecen a la canción "Diablo, ¿estás?" de María Elena Walsh; las otras son cantaturgia de Dany Aráoz Tapia y Patricia Morante para DOS VECES, VOCES.

Fotos: Espacio Tucumán~ CABA.

viernes, 26 de julio de 2019

Remembranzas de un pasado de libros.

Homenaje de DOS VECES, VOCES * a Ray Bradbury y a los bibliófilos del bosque
en Espacio Tucumán~CABA~17 de julio de 2019
Fragmentos de una propuesta en escena.

FAHRENHEIT 451:
La temperatura a la que el papel del libro se incendia
y se quema.

Guardar los libros en la memoria para salvarlos de
las llamas.
Después de un tiempo, reescribirlos.
¿Qué sucedería entonces...?

...IT was a special pleasure to see things eaten,
to see things blackened and changed...

... la sangre le golpeaba en la cabeza
y sus manos eran las de un increíble
director tocando todas las sinfonías
del fuego y de las llamas para destruir
los guiñapos y las ruinas de carbón
de la historia...

*DOS VECES, VOCES somos Daniel Aráoz Tapia y Patricia Morante.

jueves, 25 de julio de 2019

Guardiana del bosque.









 




Fotos Tolhuin en Amaranto~Raco.

Marcos Pastrana o saber leer la vida.



No sé si es válida la comparación pero así como a veces esperás que la amiga o el amigo chispeante abra la boca para hacer un chiste y de ese modo alegrarte el día, y te predisponés a sonreir aún antes de que lo haga, de Marcos Pastrana esperás siempre que lo que diga esté cargado de sabiduría. Y no falla, ¿eh?. Yo no digo que Marcos tenga la responsabilidad de decirte siempre algo que quieras escuchar, o que a veces no pueda hacerte un chiste. Menos que tu amiga/o no pueda decirte algo serio y sabio que vos tomes y valores...  Me refiero a que brota siempre de la voz de Marcos una "otra" sabiduría  que te invita, que se junta con tus propios conocimientos, no la "sabiduría" que está parada en un pedestal. Nada de lo que te diga Marcos te puede pasar inadvertido. Te deja reflexionando y así terminás aprendiendo algo más, y él también porque lo que lo hace sabio a tus ojos y a tu corazón es que aprende todo el tiempo. Pudiste corroborar que nos transformamos en los encuentros con Marcos, por más breves que sean. Esto que escribís lo venís pensando hace tiempo y a la tarde en una conversación te lo confirmó Claudia en la radio...  A ella, Marcos, le dijo la palabra justa en el momento preciso y escuchándola referir ese episodio quienes estaban allí y lo conocen no pudieron más que asentir en forma muda y sonreir al mismo tiempo.
Decís a quienes aprendemos de él y con él,  que con Marcos nos quedamos en un profundo silencio, como no nos pasa con casi  nadie.  Primero, queremos guardar cada palabra que nos dice para citarla o transmitir a otros u otras. Después nos damos cuenta de que nos llega tan hondo que resulta dificil no hacerla nuestra, encarnarla y a la vez mutarla según lo que tomemos de ella y hayamos aprendido. Y es complicado reproducir todo ese proceso junto.

A mí me pasó el día que lo conocí y con el primer diálogo que tuve con él, que fue breve, preciso e intenso, tanto que me hundí en un silencio sinónimo de inquieta paz con lo último que le escuché antes de entrar a una reunión de la que participaríamos. Después, en la misma reunión, me daban vueltas sus dichos, tanto que escribí el diálogo en una libretita que todavía no había estrenado porque no quería olvidarme ni una sola palabra. Mi silencio y lo que parecía una acción de tomar apuntes en medio de la asamblea se hicieron cómplices de esa hoja en blanco que inauguraba un posible borrador.

Eso también tienen los encuentros con Marcos, porque él no te dice frases célebres ni sentencias ni te hace bajadas de línea. Lo suyo es la dialéctica, dicen por ahí. Entonces te ves obligada  a reproducir la conversación completa para ver cómo te fue cambiando o haciéndote descubrir algo que ya tenías pero no habías leído aún.

Foto Hito Tolhuin  Octubre 2017
A menudo me encuentro reflexionando y/o escribiendo acerca de lo que en mi vida son hitos, cuando puedo detenerme y mirar hacia atrás. Es decir, aquellos que tienen que ver con atravesar un momento, hacer arte, conocer a alguien, parir, tomar una decisión, etc, etc. Podría decir, con ese criterio que mi vida está llena de ellos, cosa que es verdad, porque cada hecho me transforma un poco, pero lo cierto es que hay algunos que son más hitos que otros.

Y no siempre un "más hito" es sonoro o rimbombante o se presenta visible como un sólido poste de piedra. A veces, es una palabra dicha a tiempo por alguien que recién conocemos seguida de un silencio profundo, una distracción en medio de una asamblea, una libreta cómplice. Y casi siempre, con el paso del tiempo y en el intercambio con compas vas reafirmando qué tan hito es un hito.

Y en un día fuera del tiempo volvés a la libreta de 2017, seguís hilvanando historias y te dan ganas de empezar a escribir una semblanza de cuando conociste a Marcos o inaugurar una sección denominada "más hitos".











miércoles, 24 de julio de 2019

Poema MMXIX

Mi gata ya no me ve
pero desde los primeros tiempos
aprendió a guardarme
en el fondo de sus ojos.
Ya no me ve pero sabe el camino
para proveerse de regazo,
y así llegar a las sesiones
de lectura en voz alta.
No me ve, es cierto,
pero me mira
con ese amor que me tiene
desde siempre.
Y si acaso tampoco pudiera oirme,
escucharía mis pasos hacia ése,
su pequeño y tibio corazón,
escucharía mi llamado sin voz,
mi poema silencioso,
mi grito de amor agradecido,
mi amor porque sí
y porque entre ambas
no puede haber otra cosa.