<°> <°> <°> <°> <°> <°> <°>

...o këmamëll, voz mapuche: "corazón del árbol", el centro, el meollo...
[Foto: Algarrobo en Raco, provincia de Tucumán]

sábado, 25 de mayo de 2019

Haroldo.

"...El Príncipe propuso entonces, ahora que estaban todos reunidos, una cierta celebración con motivo de aquel feliz naufragio. El Capitán estuvo de acuerdo. La vida es una entera travesía, se erraba desde el nacimiento, ese puertito de luces tan recogido, tan breve, suceso pequeño como todo lo que viene después. (...) Uno es historia. ¿Qué hay para adelante? Caminos. (...) La vida es un barco más o menos bonito. ¿De qué sirve sujetarlo? Va y va. ¿Por qué digo esto? Porque lo mejor de la vida se gasta en seguridades. En puertos, abrigos y fuertes amarras. Es un puro suceso, eso digo. ¿Eh, señor Mascaró? Por lo tanto conviene pasarla en celebraciones, livianito. Todo es una celebración.
Alzó la jarra y bebió.
El Príncipe se rajó un aplauso. Animaba con la cabeza al Nuño y a Oreste, que aplaudieron también. Las gaviotas revolotearon sobre el grupito, emprendieron unos vuelos y, cuando terminaron los aplausos, se ordenaron otra vez a popa.
Mascaró se volvió por primera vez. Levantó una mano, aprobó.
-La vida es célebre, de cualquier tamaño, o no sirve para un carajo.
-¡Confirmo!- gritó el Príncipe, y miró a todos, uno por uno...."

Cita de "Mascaró. El cazador americano" de Haroldo Conti. Crisis, 1975. Pág 59.

El libro digital completo:

http://servicios2.abc.gov.ar/lainstitucion/programaddhhyeducacion/destacado_biblioteca/pdf/mascaro_elcazadoramericano.pdf

domingo, 19 de mayo de 2019

José Martí










La niña de Guatemala.

A Margarita, sabia y guía del museo
la vi una sola vez. Es probable que
no vuelva a verla pera ciertamente
no la olvidaré.




Fotos Tolhuin en La Habana, Cuba. Casa natal de José Martí.

Conocer parte de la biografía y de la obra de Martí a través de estudios de literatura o a paritr de las clases de nuestras maestras en el primario y de profes en el secundario y el terciario nos permite acercarnos a la sensibilidad del autor cubano, a sus ideas revolucionarias y a sus consecuentes acciones. 
Pero llegar a su casa natal en calle Leonor Pérez (el nombre de su madre) 314 de La Habana, Cuba, frente a Estación Central de Ferrocarril, y escuchar de la voz suave y contundente de Margarita, guía del museo, la cronología de su vida y el recitado de algunos poemas, es un hecho que nos llena el corazón.
Un recorrido por objetos personales del poeta, por las paredes de esa vivienda que lo vio nacer, fotografías que muestran las diferentes etapas de su vida demasiado breve; su escritura, su grafía y ortografia. 
Martí sensible, aplicado, sabio, creador, consecuente con sus ideas, revolucionario, amante de la libertad.
Martí castigado, preso, enfermo, enamorado.
Martí rindiendo homenaje a sus maestros, a la vida misma.
Martí separado de Ismaelillo, su hijo pequeño.

Yo sueño con los ojos 
abiertos, y de día 
y noche siempre sueño. 
Y sobre las espumas 
del ancho mar revuelto, 
y por entre las crespas 
arenas del desierto 
y del león pujante, 
monarca de mi pecho, 
montado alegremente 
sobre el sumiso cuello,
un niño que me llama 
flotando siempre veo!

Sueño despierto, en Ismaelillo, 1882.
José Julián Martí Pérez.



Martí poeta, pensador, periodista, filósofo y político. Padre de la patria cubana, creador del Partido Revolucionario.
Un día como hoy de 1895 murió alcanzado por tres disparos durante la Guerra de la Independencia.
El pueblo cubano le rinde homenaje en calles, plazas, museos a través de bustos y estatuas memoriales.


sábado, 18 de mayo de 2019

Diente de león.


Mientras buscaba esta foto que tomé para vos con mi entonces cámara nueva, la imagen del diente de león, pensaba en otras búsquedas.
Leí ya adulta y por ahí, que en el lenguaje de las flores el diente se león simboliza amor, felicidad, fidelidad, deseos y bienvenida.
A mí me dice ternura también. Será porque me queda el recuerdo de la niñez, tal vez el más válido, el de pedir un deseo y soplar. Me queda la alegría de ver como  esas semillitas con paracaídas en forma de estrella se esparcían por el aire.
Qué alegría tan simple la de entonces, ¿no? Y además contribuíamos a la diseminación.

Durante la docencia elegí muchas veces leer el fragmento acerca del diente de león que aparece en Fahrenheit 451**

Y cuando cambié de casa, fue la primera planta que apareció en la tierra pelada en el jardín de atrás. A partir de entonces preparo sus hojas en ensaladas.

Fahrenheit 451 - Página 10 - Ray Bradbury.
-Creo que es el último diente de león de este año. Me parecía imposible encontrar uno en el césped, avanzada la temporada. ¿No ha oído decir eso de frotárselo contra la barbilla? Mire.
Clarisse se tocó la barbilla con la flor, riendo.
-¿Para qué?
-Si deja señal, significa que estoy enamorada, ¿ha ensuciado?
Él sólo fue capaz de mirar.
-¿Qué? -preguntó ella
-Te has manchado de amarillo.
-¡Estupendo! Probemos ahora con usted.
Conmigo no dará resultado.
-Venga. -Antes de que Montag hubiese podido moverse la muchacha le puso el diente de león bajo la barbilla. Él se echó hacia atrás y ella rió-. ¡Estese quieto!
Atisbó bajo la barbilla de él y frunció el ceño.
-¿Qué? -dijo Montag-.
-¡Qué vergüenza! No está enamorado de nadie.
-¡Sí que lo estoy!
-Pues no aparece ninguna señal.
-¡Estoy muy enamorado! -Montag trató de evocar un rostro que encajara con sus palabras, pero no lo encontró-. ¡Sí que lo estoy!
-¡Oh, por favor, no me mire de esta manera!
-Es el diente de león -replicó él-. Lo has gastado todo contigo. Por eso no ha dado resultado en mí.
-Claro, debe de ser esto. ¡Oh! Ahora, le he enojado. Ya lo veo. Lo siento, de verdad.
La muchacha le tocó en un codo.
-No, no -se apresuró a decir él-. No me ocurre absolutamente nada.
-He de marcharme. Diga que me perdona. No quiero que esté enojado conmigo.
-No estoy enojado. Alterado, sí.
-Ahora he de ir a ver a mi psiquiatra. Me obligan a ir. Invento cosas que decirle. Ignoro lo que pensará de mí ¡Dice que soy una cebolla muy original! Le tengo ocupado pelando capa tras capa.
-Me siento inclinado a creer que necesitas a ese psiquiatra -dijo Montag-.
-No lo piensa en serio.
Él inspiró profundamente, soltó el aire y, por último dijo:
-No, no lo pienso en serio.
-El psiquiatra quiere saber por qué salgo a pasear por el bosque, a observar a los pájaros y a coleccionar mariposas. Un día, le enseñaré mi colección.
-Bueno.
-Quieren saber lo que hago a cada momento. Les digo que a veces me limito a estar sentada y a pensar. Pero no quiero decirles sobre qué. Echarían a correr. Y, a veces, les digo, me gusta echar la cabeza hacia atrás, así, y dejar que la lluvia caiga en mi boca. Sabe a vino. ¿Lo ha probado alguna vez?
-No, yo...
,-Me ha perdonado usted, ¿verdad?
-Sí -Montag meditó sobre aquello-. Si, te he perdonado. Dios sabrá por qué. Eres extraña, eres irritante y, sin embargo, es fácil perdonarte. ¿Dices que tienes diecisiete años?
-Bueno, los cumpliré el mes próximo.
-Es curioso. Mi esposa tiene treinta y, sin embargo, hay momentos en que pareces mucho mayor que ella. No acabo de entenderlo.
-También usted es extraño, Mr. Montag. A veces, hasta olvido que es bombero. Ahora, ¿puedo encolerizarle de nuevo?
-Adelante.
-¿Cómo empezó eso? ¿Cómo intervino usted? ¿Cómo escogió su trabajo y cómo se le ocurrió buscar el empleo que tiene? Usted no es como los demás. He visto a unos cuantos. Lo sé. Cuando hablo, usted me mira Anoche, cuando dije algo sobre la luna, usted la miró. Los otros nunca harían eso. Los otros se alejarían, dejándome con la palabra en la boca. O me amenazarían. Nadie tiene ya tiempo para nadie. Usted es uno de pocos que congenian conmigo. Por eso pienso que es tan extraño que sea usted bombero. Porque la verdad que no parece un trabajo indicado para usted.

oO0Oo oO0Oo oO0Oo oO0Oo oO0Oo

Mientras buscaba esta foto que tomé para vos con mi entonces cámara nueva, la imagen del diente de león, pensaba en otras búsquedas.

http://www.agrhumus.com/malas-hierbas-diagnostico-suelo/


miércoles, 15 de mayo de 2019

Por dónde, la risa.

Mi madre me cuenta que estuvo visitando a una vieja conocida.
Pasó por su casa hace dos meses y le informaron que estaba en un geriátrico y que tenía Alzheimer.
Me cuenta que decidió visitarla casi todos los fines de semana y que el último día que la vio estaba muy triste y tenía tos.
Mi madre me relata cada visita, cada diálogo, cada compartir y me dice que ella nunca la reconoce, que pide por su hija, que se deja cortar las uñas, que le gustan las masitas que le lleva.
-No me reconoce pero me sonríe- y me muestra una foto que se hizo tomar por un enfermero.
Mi madre se va entristeciendo mientras transcurre su propio relato.
Y es que la última vez que fue a la institución le informaron que ella había sido trasladada a una clínica porque su salud había empeorado pero no le quisieron dar más datos.
Mi madre me cuenta que estuvo casi una semana yendo a la casa del hijo, en busca de información y que recién hoy encontró a su nuera.
-Falleció la tarde del mismo día que fui la última vez- y contiene el llanto.
Hacemos el duelo sobre la mesa de la merienda, entre escasas palabras, silencios, caricias y lágrimas que por fin aflojan.
-Nunca se acordó de mí pero el día que le pregunté si sabía quién era yo me contestó: "una mujer muy buena".
Mi madre cuenta y llora, hace el duelo confiándonos a sus hijas sus emociones.
Calienta el agua para el mate. Cambia de tema.
Ahora le brillan los ojos de recordar otras charlas y circunstancias.
Luego se ríe de su médico, de la vida, de las ocurrencias...
Celebra las visitas  que, sin ser su pariente, ni su hermana, ni siquiera su amiga, le hizo a esa mujer que nunca la reconoció.

Mi madre se ríe por el amor.

lunes, 13 de mayo de 2019

Pienso en vos.

Foto Tolhuin. A veces me piensas.



Gigantografía en la 13ª Bienal de La Habana, el mayor evento de las artes visuales de Cuba, que se celebró entre el 12 de abril y el 12 de mayo, con la apuesta de que la ciudad capital de la isla se convierta en un "corredor cultural" en el que interactúen los creadores y el público.
Bajo el tema general "la Construcción de lo Posible" la Bienal habanera fue presentada como un espacio para aquellas tipologías del arte contemporáneo que entiendan la creación como "acontecimiento vivo o experiencia en curso".
Los representantes del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam -ambas instituciones del Ministerio de Cultura- insistieron en su objetivo de que el arte "invada la ciudad".
Por eso, casi recién llegadas, mientras caminábamos durante la tardecita del 24 de abril por Paseo del Prado encontramos este tipo de manifestación artística.
No sé qué nombre tiene la técnica utilizada pero es una impresión sobre tela traslúcida, por lo tanto se ve un antiguo edificio de La Habana, un árbol y el piso a través de ella que se fusionan con las imágenes y la poesía. Sólo tomé esta foto, intentando que salieran también nítidas las palabras.
Después averigüé que la exposición de 16 obras se denomina “Utopía” y pertenece al fotógrafo Gabriel Guerra Bianchini y que no es la primera vez que el joven artista estrena un espacio público como galería al aire libre ya que en noviembre de 2017 realizó “…Es la esperanza” en la Plaza de la Catedral, con 10 gigantografías.
En fin, la primera historia que comparto a partir  de un maravilloso viaje a Cuba.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/05/09/xiii-bienal-de-la-habana-el-arte-cotidiano/

http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2019/04/26/la-utopia-de-bianchini-mayor-exposicion-fotografica-en-el-prado-habanero/#.XNjox_lKjIU





Fotos Tolhuin. Por qué las sillas.
La segunda historia, aunque ocurrió antes que "Utopía", fue encontrarnos en el Malecón, con un buen número de sillas de distintos tamaños, materiales y épocas. Se trataba de una de las instalaciones de "Detrás del muro", la pieza "19:30", del cubano Jorge Otero. El artista alineó en filas decenas de sillas de todo tipo, en la Fortaleza de la Punta. El objetivo y la interacción con la obra: sentarse y contemplar el mar disfrutando un rato agradable con música de un pequeño grupo instrumental.

Foto Tolhuin. Columna azogada.

La tercera historia, aunque fue la primera, luego de una larga observación, mientras el viento en el Malecón hacía de las suyas con nuestros peinados y polleras, tiene que ver con "Un invisible faro" de Benjamín Ossa.

Investigué que bajo la curaduría de Juan Delgado, esta obra consiste en 3.966 discos de aluminio de 100 y 150 mm de diámetro, suspendidos por medio de cables de acero inoxidable desde una estructura conformada por tubos de acero dispuestos en grupos de triángulos equiláteros.

Ésta pretende situarse como una suerte de faro, monumento que recoge y evidencia los fenómenos naturales que ocurren en el Malecón, un espacio que se extiende como una línea de la vida, un trazo donde habitan y sueñan los cubanos, una delgada franja humana que bordea a Cuba en el tiempo. La obra es un cuerpo tubular y semi-traslúcido que indaga en la noción de lo visible, de la pertenencia y de la situación fenomenológica que ocurre en el espacio: ¿Cómo el sol parpadea sobre el mar?, ¿cómo el viento golpea y desplaza lo frágil?, ¿cómo un color se convierte en una identidad extendida en el tiempo?

“La instalación de una obra pública en el Malecón de La Habana en el contexto de la Bienal es una oportunidad única; de alguna manera, es un hito en mi trabajo, ya que introduce en un contexto cultural, social y político mis investigaciones sobre fenomenología y percepción del espacio. Ver cómo se contrasta esa investigación y cómo cuela en este contexto distinto y lejano sin duda abrirá nuevas vías para mi investigación”, asegura Ossa.





sábado, 20 de abril de 2019

De flores, lluvias y hogueras.


Una palabra. Carlos Varela.
Una palabra no dice nada

Y al mismo tiempo lo esconde todo
Igual que el viento que esconde el agua
Como las flores que esconde el lodo
Una mirada no dice nada

Y al mismo tiempo lo dice todo
Como la lluvia sobre tu cara
O el viejo mapa de algún tesoro
Como la lluvia sobre tu cara
O el viejo mapa de algún tesoro
Una verdad no dice nada

Y al mismo tiempo lo esconde todo
Como una hoguera que no se apaga
Como una piedra que nace polvo
Si un día me faltas no seré nada

Y al mismo tiempo lo seré todo
Porque en tus ojos están mis alas
Y está la orilla donde me ahogo
Porque en tus ojos están mis alas
Y está la orilla donde me ahogo

martes, 2 de abril de 2019

Final del sueño

Los bosques a veces caminan por las noches Me doy cuenta durante el día que han corrido sus fronteras La tarde los traiciona Los autos pasan sobre la calle donde han caído y los matan A nadie le importa las sombras de los árboles que mueren cada tarde bajo las ruedas.
La Reynamora Azul

A mí los árboles me caminan
en los sueños.
Y en algún sueño yo camino entre ellos,
esos gigantes  de brazos al cielo, inalcanzables,
en gestos que siempre creí
llenos de misericordia.
En un sueño en particular
uno de tantos
se inclina hasta dejar
una de sus ramas
a la altura de mi cabeza.
Me ofrece su fronda.
Quiero nombrarlo
porque lo reconozco,
lo vi en otros recorridos
en los que sus hojas
eran sospecha apenas.
No puedo pronunciar su nombre
pues un recurso
en circunstancias similares
es que no se encienda mi voz.
Pero esta vez no me desespero,
tan al alcance de la mano
están sus hojas
que las acaricio con las yemas
y con el dorso.
Las ramas se abren de manera
insólita.
¿Otra trampa de lo onírico,
tal vez?
No es la presión de mis dedos;
no, la fuerza de mi brazo.
Quedan así al descubierto, revelados, desvelados
al correr el manto- follaje,
unos frutos rojos
como ciruelas sangrantes,
alargados por el peso
de la madurez como higos,
en racimo como comunidad
de uvas,
olorosos como el verano
de mangos,
suaves, suaves como duraznos.
Pienso, ya no intento hablar,
quiero trampear al sueño:
-Hermano no sabía de tu condición frutal-.
Y ahí mismo se desprende uno.
Acuenco mi mano para recibirlo
con todo su peso.
Al momento del estallido fresco creo que sonreí.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Vadeando las estrellas.


Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.
Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.
Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.
No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir;
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.
Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.
Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores,
dile a mi amada que está apenada esperándome
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río está bravo y estoy cansado para volver.
Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

Oración del remanso. Jorge Fandermole.


Video Tolhuin.
Edición Marciana.

lunes, 11 de marzo de 2019

Aldana /Susy/ Mariana/Sara



Ramita seca 
(basada en ritmo de vidala riojana)- Aldana  Bello

Esta vidala que canto
Sangra de pena y dolor
Las injusticias de siglos
Siguen en pie y con ardor

Siguen de acampe las luchas
Reclaman vivir en paz
Por la ley de territorio
Claman por la dignidad

La tierra es de los que luchan
Ramita seca tu corazón

En el sur venden los bosques
Sin respetar el pehuén
Prendiendo fuego el paisaje
Alambran lagos sin ley

Córdoba inunda o sequía
Es la deforestación
Las plantaciones de soja
El incendio arrasador

Y canto contra Monsanto
Ramita seca tu corazón


Te enoja que ahora los niños
No trabajen en Jujuy
Que estudien y que cultiven
Su verdadera raíz

En zona andina hay mineras
Contaminan la ilusión
El agua, la tierra y todo
Lo que anda a su alrededor

Sin agua muere la vida
Ramita seca tu corazón

Secuestran a las mujeres
Y prostituyen su andar
De pensarlas como objetos
De tu placer patriarcal

Niños durmiendo en la calle
Con hambre y desolación
Y pasas indiferente
Con miedo y resignación

Son ellos los que peligran
Ramita seca tu corazón

domingo, 10 de marzo de 2019

Alfredo.

Crece desde el pie
Crece desde el pie, musiquita,
crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.
Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.
Crece desde el pie, musiquita,
crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.
Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.
Dentro de su lata la mata
crece desde el pie,
crece desde el pie la fogata
crece desde el pie.
Crecen los mejores amores
crecen desde el pie,
para sus colores, las flores
crecen desde el pie.
Crece desde el pueblo el futuro
crece desde el pie,
ánima del rumbo seguro
crece desde el pie.
Cantan para usted los cantores
crecen desde el pie
un poco de fe y los tambores
pueden florecer.

jueves, 28 de febrero de 2019

Darío.

bello
intenso
profundo
como la mirada
del niño hombre
como el hombre niño
como la voz de María Ester
como el silencio que nos habitó
después de la obra de María Ester
ɹǝʇsǝ ɐíɹɐɯ ǝp ɐɹqo ɐl ǝp séndsǝp 
óʇıqɐɥ sou ǝnb oıɔuǝlıs lǝ oɯoɔ
 ɹǝʇsǝ ɐíɹɐɯ ǝp zoʌ ɐl oɯoɔ
 oñıu ǝɹqɯoɥ lǝ oɯoɔ
 ǝɹqɯoɥ oñıu lǝp
 ɐpɐɹıɯ ɐl oɯoɔ
 opunɟoɹd
 osuǝʇuı
 ollǝq
ɹǝʇsǝ ɐíɹɐɯ ǝp ɐɹqo ɐl ǝp séndsǝp 
óʇıqɐɥ sou ǝnb oıɔuǝlıs lǝ oɯoɔ
 ɹǝʇsǝ ɐíɹɐɯ ǝp zoʌ ɐl oɯoɔ
 oñıu ǝɹqɯoɥ lǝ oɯoɔ
 ǝɹqɯoɥ oñıu lǝp
 ɐpɐɹıɯ ɐl oɯoɔ
 opunɟoɹd
 osuǝʇuı
 ollǝq
bello
intenso
profundo
como la mirada
del niño hombre
como el hombre niño
como la voz de María Ester
como el silencio que nos habitó
después de la obra de María Ester



Foto Tolhuin: Río Capitán. 24 de febrero de 2019.

Diseño Marciano: Silencio profundo en el reflejo del río...

martes, 26 de febrero de 2019

Lilí.

🎶🎶🎶🎶🎶🎶
🎶🎶🎶🎶🎶🎶


se abre el cuaderno
anónimos y sueños
gritos de nubes

la siesta es rito
regalo de hojas verdes
poesía pura 

en el bordado 
cortinas y palabras
se abre un silencio

anecdotarios
otra historia de barcos
y desembarcos

voz que va y viene
del tiempo a las raíces
y en el amor

...que viene y va
belleza de Amaranto
ama y resiste

Cine de ventanilla.

En algún comercio de la ruta 7, entre Ingeniero Pablo Marín y Las Malvinas, muy cerca de la banquina, montaron el escenario de un predicador que vocifera a pesar del micrófono.
La gente sentada prolijamente en filas de sillas de plástico blancas, escucha atenta, o eso parece, porque el 410 o ex 57 en el que viajamos pasa tan a 90 que sólo permite una visión fugaz y despeina a los espectadores, al toldo del escenario, a la voz distorsionada de quien predica.

jueves, 21 de febrero de 2019

Poema IX

Hemos perdido la ternura,
como quien abre la mano
en un descuido.
La perdimos y ahora
no sabemos qué hacer en esta intemperie.
¿Podremos recuperar
la ceremonia risueña
en la que dábamos vida plena
a esa hermana encantada?
¿O tendremos que adosarnos
esta nueva ausencia
que da cabida al miedo
y nos ofrece a un tiempo
la desconfianza
y la coraza?
Similar sensación
a la del olvido,
si quizás el olvido
en vez de apatía
fuera una sensación:
ignoramos dónde, por qué y cómo.
Ignoramos el desconocimiento
hasta bien metido el temor
en la sangre y en el hueso.
Un día ya no encontramos estrella,
ni arrullo, ni rito;
sólo una longeva carencia.

Volando salió la ternura
cuando en aquel descuido
abrimos la mano,
cuando dejamos escapar la tibieza,
cuando empezamos
a sostener el miedo.














viernes, 14 de diciembre de 2018

Teuco

UN PÁJARO

Para descreer de los pájaros
debes primero tocar un pájaro

su sonido
es más pájaro que él
pero su ficción más verdadera:
hizo un cuerpo

un instante

tócalo:
lo que llamamos nunca
es la primera superficie.

Leopoldo Castilla.



http://el-placard.blogspot.com/2012/05/poemas-de-leopoldo-castilla.html
http://tumaskota.com/casabello/portfolio/leopoldo-teuco-castilla-argentina/


SOBRE EL AMOR

No creas que tu amor
depende de ti o de ella
de lo que sienten o ven o sueñan
hay metales, movimientos
campos de fuerza
cuya acción no empieza nunca
actos virtuales
que te despedazarían

en algún lugar
esas materias
esos instantes que contienen lo inverso
libran una batalla

los que se aman
han sobrevivido.

Leopoldo Castilla.

martes, 11 de diciembre de 2018

martes, 13 de noviembre de 2018

Trilogía por bosque.

Para Alejandra.

Algo como un murmullo,
sinfonía marrón de los crujidos.
Arrullo ancestral.

Tapiz milenario.
Recovecos y sombras entornadas,
refugio de calores y olores
desperezándose en mediodías.

Recuerdos del desprendimiento.
Dos veces libre la caída:
hacia el centro de gravedad
y en danza con el viento.

Acopio.
Acarreo.
Algo como huellas de la última savia.
Viaje de regreso a lo escondido.
Ofrenda nutrida y nutricia.
Memoria vegetal, alimento circulatorio.

Algo hay además de muerte.
Algo, además de vida.
Algo en las hojas secas del parque.
Septiembre 25
<•><•><•><•><•><•><•><•><•><•><•>

Para Melina.

He vuelto al parque
después de un tiempo
y he vuelto con los versos
de Mel en la memoria.
Versos para los árboles
de la vereda, los plantados
para que mueran, los cercados
por "baldosas siniestras".

He vuelto con el recuerdo
de la última pregunta
de mi corazón aquí nacida
y con la angustia y el poema
de la ausencia.

Parque de un árbol aquí
y otro allá;
alguno nativo, otro exótico.
Sin canteros que los limiten
pero aislados unos de otros.
Algunas hileras interrumpidas
por senderos de cemento.
Añosos, frondosos,
sin arbolito pequeño que proteger.
¿Tocarán sus raíces entre ellos
como me contaron
que en el monte hacen?
Octubre 16
<•><•><•><•><•><•><•><•><•><•><•>

Para Myrian y Lucía.

Dos mujeres que amo
así, como de la nada,
empezaron a hablar
del día en que los árboles
van a tomar la ciudad,
van a saludar con sus raíces
desde las grietas del cemento,
raíces en trama interminable
con otras y otras y otras.
-Va a ser una rebelión amorosa,
ya lo estoy viendo-, dijo una de ellas
con la sonrisa más pícara que le vi
hasta ahora.
A la segunda le brillaban los ojos
más de lo normal.
Y yo les creo. Creo en sus palabras,
en sus miradas y en sus risas.
¿Cómo no les voy a creer si son
parte del bosque, si nacieron allí,
si son árboles nativas y guardianas
de la vida?
¿Cómo no creerles si echan sombra y protegen,
abrazan y brillan,
son rama y refugio de pájaros
y son mujeres que amo?
Noviembre 13
Foto Tolhuin. Árbol Tipa en Amaranto~Raco~Tucumán.


domingo, 27 de mayo de 2018

Vereda de un barrio de un día cualquiera.

El poeta nos dijo:

-Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor-.

A lo que nosotros respondimos:

-No tenemos balcones aquí pero tanto amamos las plantas y amamos el ave que mirá lo que pasó. Hacé click en la foto, Baldomero:
















miércoles, 23 de mayo de 2018

Bienteveo.

Espero porque se me ocurre que los pájaros van a venir por la noche a decirme algo.
Tal vez sea porque estuve pensando en ellos todo el día, persiguiéndolos despacito para tomarles fotos u observando sus comportamientos.
Mi amiga tiene fascinación por fotografiarlos en vuelo pero yo prefiero captarlos cuando se acercan lo suficiente. Así que mientras ella sale corriendo detrás de los que huyen me siento sigilosamente a esperar. Y espero.
Hoy, en ese banco viejo de la Casa de la Memoria se posaron todos los de nombre conocido para mí. Venían por turnos y a veces se interrelacionaban, aunque más no sea para echarse unos a otros.
Fue hermoso como transcurrió el tiempo sin que me diera cuenta, viendo revoloteos, búsquedas de alimento en la tierra, escuchando trinos y lo que parecía "una protesta" en la voz de la calandria mientras saltaba del árbol al banco y de éste al suelo.
Me acordé de algo que leí una vez acerca de la inteligencia de las aves y de las redes que pueden llegar a formar, de sus emociones y sentimientos. Me acordé de los colibríes que anidaron en mi casa y de la visita a una laguna donde no me alcanzaban los ojos para tanta maravilla. Me acordé de Basilio Argimón hablando con los tordos y de las tres notas de un zorzal en la ventana al final del invierno.

Es hermoso el tiempo con los pájaros, dulce y sublime, y también nostálgico, ¿para qué negarlo?, sobre todo cuando aparecen como ahora, por la noche, para decirme algo.
Foto Tolhuin. Casa de la Memoria y  la Vida. Morón.